Francisco Botas, consejero delegado de Abanca, y Juan Carlos Escotet, presidente de la entidad financiera / Cabalar (EFE)
stop

Liberbank acusa a Abanca de hacer una oferta “sin rigor”; fuentes próximas a Abanca defienden el valor para los accionistas, que ya "negociaron" la oferta

Economía Digital Galicia

Francisco Botas, consejero delegado de Abanca, y Juan Carlos Escotet, presidente de la entidad financiera / Cabalar (EFE)

en A Coruña, 24 de febrero de 2019 (22:11 CET)

La oferta de Abanca amenaza con convulsionar las relaciones internas de Liberbank. Fuentes próximas al banco cargaron este domingo con dureza contra el planteamiento de la entidad gallega, acusando a Juan Carlos Escotet de presentar una oferta “improvisada y sin rigor” con el objetivo de tener acceso a información interna de un competidor. Fuentes próximas a Abanca rechazaban horas después las críticas, aseguraban que para nada es improvisada la oferta, sino que “beneficia de forma muy clara a los accionistas”. Además, se preguntaban por qué “una entidad financiera, también competidora” pudo realizar una due diligence, en referencia a Unicaja, mientras que Abanca no.

La oferta presentada por Juan Carlos Escotet, en realidad, ya era conocida por los principales accionistas de Liberbank, “quienes la han analizado y negociado”, según señalan las mismas fuentes. De ahí que las críticas filtradas por Liberbank apunten a discrepancias en las tripas del banco que preside Manuel Menéndez respecto a las dos hojas de ruta que tiene sobre la mesa, la fusión con Unicaja o la integración en Abanca, que daría lugar al sexto mayor banco del sistema financiero español.

Las acusaciones de Liberbank

Los reproches de Liberbank a la oferta de Abanca para lanzar una opa sobre el 100% de la entidad apuntan a una falta de rigor y de la equidad que debe primar en una oferta pública de adquisición, puesto que no trata por igual a todos los accionistas, según indicaron fuentes próximas al banco heredero de las cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura.

También indicaban que Abanca no acredita la solvencia necesaria para afrontar el pago ni un plan coherente de financiación, por lo que detrás de este movimiento podría estar el interés de acceder a información confidencial de un competidor, advierten. En consecuencia, dan por hecho que Liberbank no tomará en consideración la oferta de Abanca, que dio de plazo hasta el próximo viernes para recibir una respuesta.

La respuesta de Abanca

Frente a estas críticas, fuentes próximas al banco de Juan Carlos Escotet mostraban su sorpresa de que alguien atribuya al consejo de administración de Liberbank una decisión que no ha sido tomada. “Y sorprende aún más que se rechacen sin aprobación del Consejo ofertas que benefician de forma muy clara a los accionistas”, insistían.

Las mismas fuentes rechazan que la oferta sea “improvisada”. Al contrario, aseguran que los principales accionistas de Liberbank la conocían “al detalle”, hasta el punto de haberla “analizado y negociado”. “Uno de sus mayores atractivos es ofrecer una prima significativa en efectivo para los accionistas que lo deseen”, añaden.

Abanca ofreció 0,56 euros por acción, lo que valora la entidad en 1.639 millones, y supone una prima del 43% respecto a la cotización de cierre de Liberbank el pasado jueves.

“Todo el mercado sabe que Abanca tiene liquidez”

Fuentes próximas a Abanca también defienden la “equidad” de la oferta, pues “el precio será equivalente para los accionistas que accedan al pago en efectivo y los que decidan permanecer en el capital”, como trasladó en la carta al consejo de administración.

También defienden la realización de una due diligence, “una práctica necesaria y habitual para este tipo de operaciones”. En este sentido, recuerdan que “hay una entidad financiera, también competidora, que la ha realizado después de mostrar su interés por Liberbank”.

“Como sabe todo el mercado, Abanca dispone de liquidez y capital suficientes para abordar esta operación”, concluyen las mismas fuentes.

El reparto de poder en Liberbank

El mayor peso en el capital de Liberbank lo tiene la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias. La antigua Cajastur controla el 16,14% de las acciones de Liberbank y el actual presidente, Manuel Menéndez, accedió al cargo en 2011 tras haber desempeñado este mismo puesto los dos años anteriores en Cajastur.

 Las fundaciones de Caja Extremadura y Caja Cantabria, controlan un 4,81% y un 3,36% respectivamente, mientras que el fondo de capital riesgo Oceanwood Capital Management tiene un 16,74%. El inversor mexicano Ernesto Luis Tinajero, fundador de Cablecom, controla un 7,43% del capital, la familia Masaveu tiene un 5,52% y el fondo soberano noruego --Norges Bank-- un 3,26%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad