El veto ruso amenaza al sector lácteo gallego

stop

Fruga y Sindicato Labrego Galego alertan que la entada de más producto alemán y francés en España provocaría una nueva bajada de precios

Protesta de ganaderos en As Cancelas

12 de agosto de 2014 (15:25 CET)

La economía global es imprevisible. Rusia prohibió las importaciones de productos agroalimentarios de los países que secundaron las sanciones derivadas del conflicto de Ucrania. Esa puerta lejana que se cerraba pasó casi inadvertida en Galicia, hasta que el sector lácteo comenzó a echar cuentas.

Rusia es uno de los principales importadores en Europa. No es clave para España, pero sí para la producción de otros países como Francia o Alemania, que exportaban productos elaborados. La cuestión es qué pasará con esa producción excedente de otros estados, ya que su entrada en el mercado español puede ser fatal para el sector lácteo gallego.

El coordinador de sectores ganaderos de la Federación Rural Galega (Fruga), Elías Somoza, ha alertado de que provocará una nueva caída en los precios. Principalmente, si Francia comienza a regar el mercado con su producto, lo que ya ha conllevado severos trastornos a los ganaderos gallegos en el pasado.

Caída de cuatro céntimos desde enero


El problema de fondo es que los productores no acaban de quitarse el lastre de los precios bajos, que hace año y medio llegaron a provocar una huelga de entregas de leche cuando los ganadores estaban obligados a vender por debajo de los costes de producción.

Se puso remedio al problema, primero con una subida general negociada con compañías y distribuidoras, y después con la extensión de los contratos que impulsó el paquete lácteo. Pero el precio de la leche volvió a bajar. El litro se pagaba en enero de este año a 38,16 céntimos, en junio ya se había rebajado a 35,76, según el observatorio lácteo europeo. El precio en Galicia es todavía un poco inferior al de la media gallega. En enero los ganaderos vendían el litro de leche a 39,24 céntimos y seis meses después a 35,33 céntimos, según datos de la Xunta.

Sin margen

Por ello, no hay demasiado margen para aventuras, porque una nueva bajada podría hacer revivir los antiguos problemas. Isabel Vilalba, secretaria xeral do Sindicato Labrego Galego, recuerda que la subida de precios aguantó hasta el primer trimestre de este año, pero que la renovación del contrato con los distribuidores lácteos provocó una nueva bajada de entre cuatro y cinco céntimos el litro.

Por eso hay una “preocupación fundada” por lo que pueda pasar con el veto de Rusia, ya que si acaba tocando a los precios gallegos “podríamos acabar vendiendo de nuevo por debajo de los costes de producción”. El sindicato pide al Gobierno, que “está centrado en la producción de hortalizas de otras comunidades”, que siga en detalle la salida de leche hacia el exterior mediante la creación de un comité ante el riesgo de un desplome en los precios.

Carne y hortalizas

Algo parecido, intuye Fruga que puede ocurrir en el sector cárnico, en concreto con el porcino, por lo que demanda de la Unión Europea que "busque inmediatamente una fórmula de compensación porque, de lo contrario, pueden caer muchas explotaciones en Galicia".

Elías Somoza apunta como perjudicada a la "huerta gallega" y el sector vinícola. Al respecto, hace hincapié en la posibilidad de que "los franceses también quieran endosar sus excedentes" en el mercado español.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad