El Tesoro pasa con nota el examen y coloca 3.950 millones

stop

PRUEBA DE FUEGO

Elena Salgado

15 de septiembre de 2011 (12:04 CET)

El Tesoro ha pasado de nuevo una prueba de fuego en los mercados de deuda. Ha logrado cerrar con éxito la subasta de obligaciones de este jueves al captar 3.949,98 millones, prácticamente el máximo previsto. Además, los tipos se quedan lejos del máximo histórico en la eurozona que marcó el martes el Tesoro italiano, cuando colocó 3.864,57 millones con una rentabilidad del 5,60%.

El papel español ha salido mejor parado de la subhasta. El Tesoro ha colocado obligaciones con vencimiento a 30 de julio de 2019 con un cupón de 4,60%, obligaciones con vencimiento a 30 de abril de 2020 con un cupón del 4%, y obligaciones con vencimiento a 31 de octubre de 2020 con un cupón del 4,85%.

En el primer tipo de obligaciones, el Tesoro ha logrado captar 1.021,59 millones de euros a un tipo marginal del 4,998%. En el segundo caso, ha colocado 1.396,32 millones con un interés del 5,05% y en el tercero 1.532,07 millones a un tipo marginal del 5,194%.

Más intereses

Con todo, aumentan los intereses respecto a la anterior colocación, que tuvo lugar el 1 de septiembre. Entonces, el organismo dirigido por Soledad Núñez colocó 3.621,22 millones en bonos de referencia benchmark a 5 años y un cupón del 4,25%, quedándose así en la parte media del objetivo marcado. Aunque en aquella ocasión el tipo marginal se moderó desde el 4,891% de la emisión del 7 de julio al 4,518% actual, sumando así la tercera subasta consecutiva en la que bajó el interés.

El BCE tuvo que recurrir a la compra de deuda pública para calmar la volatilidad de los mercados durante agosto, y consiguió rebajar el diferencial del bono español por debajo de los 300 puntos básicos. Pero los vaticinios de la directora gerente del FMI, Cristina Lagarde, de que la economía mundial se acercaba a una "recesión inminente" frenaron el respiro en la prima de riesgo.

Por todo ello, la subasta de este jueves resultaba crucial para medir el impacto sobre la deuda pública española de los rumores que apuntan a una suspensión de pagos de Grecia, tras la nueva escalada de la prima de riesgo y las caídas prolongadas en el Ibex 35.

Agosto, un mes difícil

El Tesoro Público adjudicó el pasado 23 de agosto un total de 2.941,03 millones de euros en letras a tres y seis meses, en el rango alto del objetivo previsto de hasta 3.000 millones de euros, y lo hizo además con tipos de interés más bajos.

A ello contribuyó, junto con la acción del BCE, las medidas de ajuste fiscal aprobadas por el Gobierno, y todo en un clima en el que la prima de riesgo española parecía haberse tomado un respiro, al situarse por debajo de los 290 puntos básicos.

El Tesoro también colocó el pasado 16 de agosto un total de 5.696 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, en el rango medio de los objetivos de la subasta. La buena noticia fue un interés marginal inferior al de la anterior subasta y con una demanda de 13.882 millones, más del doble del importe adjudicado.

Bonos a tres años

Además, el Tesoro Público ya adjudicó a principios de agosto un total de 3.311 millones de euros en la emisión de bonos a tres años y en la reapertura de una línea de obligaciones con vencimiento el 31 de enero de 2015. Cerca del rango alto de los objetivos previstos, de entre 2.500 y 3.500 millones de euros.

Concretamente, la emisión de bonos a tres años se saldó con una colocación de 2.200 millones de euros, frente a una demanda de 4.716 millones de euros, más del doble, si bien algo más baja que en emisiones anteriores. El tipo marginal se ha situado en el 4,90%.

Por otro lado, la reapertura de la emisión de obligaciones con vencimiento en 2015 se saldó con una colocación de 1.111 millones de euros y una demanda de 2.668 millones de euros. En este caso, la rentabilidad se situó en el 5,05%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad