José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander. EFE/MARISCAL

El Santander inicia la cuenta atrás para el 'tijeretazo' en Galicia

stop

Banco Santander iniciará en noviembre el ajuste de oficinas y plantilla por la absorción del Popular

en A Coruña, 25 de julio de 2018 (19:46 CET)

Banco Santander comenzará en noviembre la tercera de las fases en las que dividió la integración del Popular, la entidad que adquirió por un euro después de que la Junta Única de Resolución la considerara que era insolvente. El banco que preside Ana Botín ya integró los servicios y tiene en marcha la adaptación tecnológica, que según trasladó el consejero delegado, José Antonio Álvarez, seguirá realizándose durante varios meses aunque con menor intensidad que hasta ahora, tras haber avanzado en la tarea.

La tercera fase afectaría al ajuste de oficinas y plantilla ante las posibles duplicidades en la red con la que tenía el Popular. El previsible tijeretazo es especialmente preocupante en Galicia debido a la fuerte implantación del Pastor en el territorio. Los sindicatos temen que la proximidad de las sucursales de ambas entidades provoque un severo recorte que acabe derivando en despidos de trabajadores.

Esa fue una de las claves por las que apostaron por la permanencia de la marca Pastor con un modelo de negocio diferenciado de Santander, fórmula que, aparentemente, permitiría salvaguardar el empleo. Sin embargo, el banco de Ana Botín confirmó en junio la desaparición de la marca, al igual que la del Popular.

El tijeretazo del Santander no se basará únicamente en las duplicidades

En la presentación de resultados del primer semestre, el Santander dejó algún mensaje esperanzador para los trabajadores gallegos. Álvarez explicó que la entidad no cerrará oficinas únicamente por criterios de proximidad de sucursales, sino que tendrá en cuenta el flujo de clientes y otros elementos que determinarán cómo dar el mejor servicio.

En cuanto al recorte de plantilla, el consejero delegado pidió paciencia, pues el Santander todavía está analizando la situación. "En cuanto a personas, primero tenemos que hablar con los representantes de los trabajadores y, para oficinas, hay que hacer un análisis muy detallado que no está acabado, pero que estamos haciendo caso por caso para no generar disfunciones", explicó.

El banco prevé obtener las autorizaciones para la integración legal del Popular después del verano y será a partir de noviembre cuando ponga en marcha la integración operativa, que se completará, si las estimaciones no fallan, en junio del año que viene.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad