El Santander receta tranquilidad: la tormenta política amainará. EFE/ Fernando Bizerra Jr

El Santander, Bankia y el Sabadell venden 11.000 millones en activos tóxicos

stop

La banca retoma la carrera para liberarse de millones en activos problemáticos mientras el Banco de España advierte del elevado volumen de tóxicos

en Barcelona, 27 de mayo de 2018 (15:08 CET)

La banca corre para reducir todavía más sus activos problemáticos, o tóxicos. Después de desprenderse de prácticamente la mitad de sus activos improductivos hasta 2017, los bancos mantienen el objetivo de disminuir estas cifras lo más posible.

Solo entre los bancos SantanderBankia y Sabadell pretenden deshacerse de 11.000 millones de euros en activos problemáticos este año, cuando menos.

El Banco Santander tiene como objetivo liberar 6.000 millones en activos tóxicos durante 2018. Bankia preveé en su plan estratégico 2018-2020 vender 2.900 millones anuales de activos problemáticos.

Mantener los activos tóxicos en el balance afecta la rentabilidad de la banca

Y el Sabadell, por su parte, tiene la intención de deshacerse 2.000 millones al año hasta 2020, aunque no descarta que la cifra se eleve.

Pero la puesta en el mercado de este tipo de activos no se limita a la gran banca; Ibercaja y Liberbank también figuran entre los bancos que manifiestan la necesidad de soltar cargas.

Para vender la mitad de sus activos tóxicos de aquí a 2020, Ibercaja se propone liberar unos 600 millones al año, mientras que Liberbank eleva sus números hasta los 900 millones por año.

Volumen elevado

Esta semana, el Banco de España advirtió del elevado volumen de activos deteriorados en la banca española. Los préstamos dudosos suman casi 100.000 millones de euros mientras que los adjudicados rondan los 58.000 milones.

A finales de 2017 la banca española había reducido los activos tóxicos en un 46% en comparación con diciembre de 2013. En diciembre tenía unos 152.000 millones frente a los 280.000 millones de cuatro años atrás.

Los reguladores y los supervisores señalan que mantener estos activos en balance impide a las entidades destinar recursos a otras actividades que generarían más ganancias, lo que afecta directamente la rentabilidad del sector.

Hemeroteca

Santander
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad