El reto de la banca ‘on line': ganar terreno en España

stop

La extensa red de oficinas y la preferencia por un trato personal limitan el uso habitual de la banca electrónica

17 de noviembre de 2013 (00:00 CET)

España tiene una banca on line avanzada y desarrollada. Este 2013, CaixaBank ha sido premiada, de entre más de 200 entidades, como la más innovadora y líder en nuevas tecnologías. Según The Online Banking Report, Bankia ostenta el tercer puesto como el portal con mayor audiencia en España, además de ser el cuarto banco en innovación electrónica. Pese a todo, la banca digital apenas llega al 32% de la población total española. En 2006, el alcance rozaba el 15%. Aunque se debe tener en cuenta que el porcentaje aumentaría si se analizara sobre el conjunto de la población activa.

Los clientes de entidades españolas acceden a sus cuentas digitales principalmente para consultar cuentas o realizar transferencias. Pero a la hora de conocer y contratar nuevos productos financieros, prima el trato personalizado. A ello se suma la extensa red de oficinas españolas, de las más amplias de Europa, que facilita y preserva un trato más cercano y relega a un segundo plano el digital.

Comparación con otros países europeos

Pero España no es el único país en el que la penetración de la banca electrónica podría ser mayor. De hecho, mira por encima del hombro a estados como Italia o Portugal, donde el uso es del 21% y del 25%, respectivamente, sobre el total de la población. Aunque nada que ver con el 80% de repercusión que alcanza la banca on line en los desarrollados países nórdicos.

En Alemania, los individuos que usan Internet para fines bancarios llegan al 45%, mientras que en Inglaterra, la penetración es del 52% del total de la población. Evidentemente, en comparación con Grecia, España está a años luz. En el país heleno, la desconfianza financiera ha frenado en seco su emersión. Tan sólo atrae al 9% de los ciudadanos.

Importancia del 'e-commerce
'

La directora de investigación del Online Business School Cristina Tomàs sostiene que el Producto Interior Bruto (PIB) de un país no determina el desarrollo financiero electrónico. Por ejemplo, en Estados Unidos el porcentaje de penetración supera el 50%, pero se sitúa por debajo del nivel nórdico. El resultado se explica por la elevada población rural. El principal factor que determina su desarrollo es la confianza, o desconfianza en el caso español, hacia el mundo del e-commerce. Es decir, una cuestión cultural.

Pero Tomàs, directora del estudio La contratación de productos financieros on line 2012, también destaca un segundo factor por el que la banca electrónica parece que no termina de despegar en España. Su uso se concentra en una franja muy concreta: clientes con edades comprendidas entre los 35 y los 44 años."La banca on line está muy desarrollada, pero poco explotada", sostiene.

Por comunidades, Madrid lidera la penetración bancaria electrónica seguida de Asturias y País Vasco. En las regiones donde se utiliza menos es en Extremadura, Castilla-La Mancha así como en Castilla y León.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad