El presidente del BBVA considera que la prima de riesgo bloquea la recuperación en España

stop

DEUDA PÚBLICA

Francisco González

13 de junio de 2011 (17:44 CET)

Francisco González, presidente del BBVA, ha considerado muy lesiva para el despegue económico de España la prima de riesgo que se ha de pagar por la deuda pública emitida para financiar los déficits del país.

El presidente de BBVA, Francisco González, afirmó el lunes 13 de junio que “la economía española no puede asumir la prima de riesgo actual pues limita nuestra capacidad de crecimiento y la creación de empleo”. En la inauguración del curso UIMP/APIE, celebrado en Santander, Francisco González insistió en que la salida de la crisis es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros y que “España tiene que construir un Plan Estratégico de Modernización y Competitividad”. 

En su intervención, Francisco González evaluó la economía española en los últimos quince años, las reformas urgentes que necesita completar, y los objetivos a medio plazo a los que debe aspirar y el camino para conseguirlos. “España ha recorrido un largo camino de éxito. Los beneficios derivados de la integración europea, la moneda única y los bajos tipos de interés, así como el trabajo y el esfuerzo de los españoles, nos han permitido crecer durante años a tasas superiores a las del resto de Europa”, subrayó. 

No se aprovechó la oportunidad


En este proceso, puntualizó, se generaron importantes desequilibrios, en especial un elevado déficit por cuenta corriente y un alto endeudamiento externo que hizo vulnerable a la economía. “No supimos aprovechar el momentum para hacer las reformas que necesitábamos para defender nuestra competitividad y limitar los inconvenientes de no poder gestionar ya los tipos de interés y el tipo de cambio. La llegada de la crisis puso de manifiesto los riesgos del crecimiento rápido, guiado por objetivos de corto plazo y facilitado por el endeudamiento”, puntualizó. 

Para Francisco González, hemos perdido un tiempo precioso confiando que la salida de la crisis se produciría por el cambio de ciclo. América Latina y Asia ya crecen fuertemente y Estados Unidos y la Europa más desarrollada han dejado atrás la fase más dura de la crisis. Pero España aún no ha encontrado el camino hacia la recuperación y la situación es especialmente delicada porque a las debilidades estructurales de la economía española se le unen las tensiones derivadas de la construcción europea. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad