Solamente 3 de cada 10 jóvenes gallegos tiene ingresos suficientes para acceder a una vivienda en alquiler en las ciudades

El precio del alquiler en las ciudades veta al 70% de los jóvenes

stop

La precarización de los salarios y el alza del alquiler hace que solo tres de cada 10 jóvenes gallegos pueda acceder a una vivienda arrendada o en propiedad

Economía Digital Galicia

Solamente 3 de cada 10 jóvenes gallegos tiene ingresos suficientes para acceder a una vivienda en alquiler en las ciudades

en A Coruña, 05 de diciembre de 2018 (05:00 CET)

La emancipación de los jóvenes choca con importantes dificultades en las ciudades gallegas y en los 65 municipios, ubicados principalmente en las zonas costeras y áreas metropolitanas de las urbes, que concentran la práctica totalidad de la actividad inmobiliaria en Galicia. Los factores derivan, en buena medida, de las transformaciones operadas durante la crisis, que no solo han fomentado el arrendamiento por la movilidad laboral y la restricción del crédito, sino que han derivado en una merma de poder adquisitivo sin acabar de corregir el elevado desempleo juvenil

Un informe de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) asegura que solo un 29% de los menores de 35 años tiene ingresos suficientes para poder independizarse. Es decir, menos de 3 de cada 10 jóvenes gallegos puede acceder sin ayuda familiar a una vivienda en alquiler o en propiedad. Entre los que tienen recursos para huir del nido, solo un 12% dispondría de ingresos suficientes para tener una vivienda en propiedad.

El paro y los bajos salarios como factores clave

Los datos recogidos en el estudio indican que solo un 14% de los hogares gallegos tienen su vivienda principal en régimen de alquiler, siendo el porcentaje más elevado en A Coruña (15,2%) y el más bajo en la provincia de Lugo (11,7%).

De los jóvenes que viven con sus padres, 143.218 tendrían entre 18 y 24 años. La gran mayoría, 81.000, no tienen ingresos, si bien hay otros 30.611 que tienen trabajo, pero que no se independizan. Si en este caso, el paro parece el motivo fundamental para continuar en la vivienda familiar, en la franja entre 25 y 34 años parecen ser los bajos salarios los que impiden la emancipación. Más de 138.000 jóvenes entre estas edades viven con sus padres, a pesar de que 86.191 tienen un empleo.

La tasa de paro se situaba a cierre del tercer trimestre en el 30% para los menores de 25 años, que se elevaba al 40% en el caso de los menores de 20, según la EPA. 

Imposibilidad de ahorra y falta de vivienda social

El presidente de Fegein, Benito Iglesias, considera que los precios del alquiler se estabilizaron en cotas “difícilmente asumibles para las rentas medias y medias-bajas” y alerta de que la presión de la demanda puede generar un problema en algunas ciudades (A Coruña, Santiago y Vigo) a partir del primer semestre de 2019.

El empresario apunta que el auge de la vivienda vacacional, la movilidad laboral y la imposibilidad de ahorro de los menores de 35 años incentiva la tendencia restrictiva en el acceso de los jóvenes a la vivienda. A esto hay que sumar la “falta de planificación” de la vivienda en arrendamiento y la ausencia de un parque de vivienda social.  Las mayores dificultades de acceso a la vivienda de los menores de 35 años, contrasta con las altas rentabilidades del alquiler en todas sus modalidades, naves, oficinas, viviendas y locales, lo que evidencia un desequilibrio entre la oferta y la demanda.  Según Fegein, la tasa de rentabilidad ha crecido hasta el 8,2% este año, frente al 7,1% de 2017 o el 5,8% de 2016. 

Hemeroteca

Sector Inmobiliario
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad