stop

La oposición solicitaba al unísono que los trabajos se remontasen al año 2000, como la comisión impulsada en el Congreso

José Luis Méndez, ex director general de Caixa Galicia, en una imagen de archivo | EFE

en A Coruña, 11 de marzo de 2017 (01:40 CET)

La gestión de los años de alegría en las cajas gallegas que abocaron a su fiasco, inmersas en plena burbuja inmobiliaria, no será un asunto a tratar en la comisión de investigación que ahora se retoma en el Parlamento gallego. En síntesis, los protagonistas de las operaciones que arruinaron a las cajas, con José Luis Méndez (Caixa Galicia) y Julio Fernández Gayoso (Caixanova) al frente, no verán auditada su gestión en los años previos a la crisis, que desembocó en su quiebra. La comisión no remontará sus trabajos al año 2000, como la que se impulsa en Madrid y solicitó al unísono la oposición en O Hórreo.

Las normas de funcionamiento de la comisión de cajas han sido aprobadas con el apoyo del PP y la abstención de En Marea, PSdeG y BNG, que vieron rechazadas, entre otras, sus enmiendas para ampliar el objeto de investigación, "profundizando" en la venta de Novagalicia (NCG) Banco a Banesco y "en los orígenes de la burbuja inmobiliaria en los Gobiernos del PP". El PP sí ha asumido el reto de cerrar los trabajos en este periodo de sesiones, que finaliza a mediados de julio.

El argumento de Puy

"Estamos de acuerdo con que, de seis a nueve meses, es un plazo razonable y nos marcamos este periodo de sesiones como objetivo para acabar los trabajos", ha explicado el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, en la línea con el "plazo máximo" que el resto de grupos pretendían incluir en las normas. Sin embargo, aunque ha asumido el compromiso verbal, Puy ha explicado que no se puede poner por escrito.

Fuera se ha quedado la petición en la que coincidieron tanto Luís Bará (BNG), como Manuel Lago (En Marea) y Abel Losada (PSdeG) relativa a ampliar el objeto de investigación. Losada ha apelado a "desestacionalizar" el periodo de estudio de este órgano y, en la línea de los trabajos del Congreso, abogó por fijar como fecha de referencia el año 2000. "Aunque yo me iría al año 96 o incluso antes", ha apostillado.

Los orígenes de la crisis

El objetivo de este paso sería la incidencia de la época de gestión del Banco de España antes de 2004 y de los "orígenes de la burbuja inmobiliaria" en los Gobiernos del PP. Losada también incidió en la importancia de un calendario "cerrado" para evitar que los populares volviesen a "criogenizar la comisión durante otros 44 meses".

Los grupos de la oposición también han incidido en el "negocio redondo" de la venta de NCG a Banesco. "La premura no se explicó lo suficiente", ha subrayado Losada, quien ha manifestado de ver los "sesudos informes" que alertaban de una pérdida de la valor de la entidad. " Escotet ofreció 1.000 millones y los recuperó el primer año. O es un mago de las finanzas, que no lo dudo, o no se produjo tal pérdida de valor", ha ironizado.

La liquidación

También Manuel Lago ha incidido en este extremo. "Hay que saber quién fue el encargado de liquidar precipitadamente una entidad que recuperaba valor cuando ninguna norma obligaba a hacerlo y todo el mundo en Galicia decía que era un error", ha advertido.

Por su parte, Luís Bará demandaba que la investigación abarcase también la comercialización "fraudulenta" de preferentes y subordinadas, un conflicto con "miles de afectados" en Galicia. Asimismo, defendió que el dictamen tenga que ser aprobado por una mayoría reforzada y no simple.

Hemeroteca

Novagalicia PP
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad