El Popular se despeña en bolsa tras presentar resultados 

stop

El banco encaja un batacazo histórico al caer un 8,4% y pierde 2.300 millones de capitalización en lo que va de año; aunque el negocio tradicional funciona, la división inmobiliaria deja pérdidas de 

Economía Digital

El consejero delegado del Popular, Pedro Larena, durante la rueda de prensa de este viernes para presentar resultados del tercer trimestre. EFE/Fernando Alvarado
El consejero delegado del Popular, Pedro Larena, durante la rueda de prensa de este viernes para presentar resultados del tercer trimestre. EFE/Fernando Alvarado

en A Coruña, 28 de octubre de 2016 (15:26 CET)

Desde que el brexit pusiera patas arriba a los mercados europeos, no encajaba Banco Popular tan duro batacazo en una jornad bursátil. Este viernes se dejó un 8,4% después de presentar los resultados del tercer trimestre. Los títulos están en mínimos históricos, intercambiándose a 1,01 euros, el año que la entidad amplió capital por 2.500 millones e inició un proceso de saneamiento que incluye un ERE para cerca de 2.600 trabajadores.

En lo que va de curso, el Popular se ha dejado 2.300 millones de capitalización. Pero "el banco es un bancazo". Eso dijo el consejero delegado, Pedro Larena, en la presentación de resultados aludiendo a la solidez del negocio tradicional, con un resultado positivo de 817 millones en los nueve primeros meses del año.

Exposición al ladrillo

Otro cantar es el ladrillo. La división inmobiliaria generó pérdidas de 723 millones. Ya sea por la elevada exposición al ladrillo o por otros factores, los inversores han plegado velas a la espera de ver como evoluciona el plan estrategico y si se encuentra solución para tanto activo inmobiliario.

El Popular presentó un beneficio de 94,3 millones, una caida del 66,1% debido a que, desde el primer trimestre, destina todas sus ganancias a provisiones. Resultado de ello, la dotación de provisones asciende a 1.021 millones, que no fueron suficientes para calmar el valor en bolsa. El plan estratégico del banco contempla desprenderse de 15.000 millones en activos improductivos hasta 2018.

Larena intentó ser transparente. Señaló que gestionar "mirando a la acción" es un error, que prefiere mirar a medio y largo plazo. "Hacemos lo posible para mostrar una imagen real del banco", insistió.

El ERE ya no se toca

Larena insistió en que la entidad ya ha realizado "todo el esfuerzo" que podría hacer a la hora de ajustar el plan de reestructuración de oficinas y empleados que lleva a cabo, y ha apuntado que las condiciones que han ofrecido a los trabajadores que se verán afectados son "razonables y generosas".

"Estimo que hemos hecho ya todo el esfuerzo que podemos hacer tanto en condiciones, donde lo que ofrecemos es razonable y generoso, como en el cierre de oficinas y en las categorías que podemos aplicar el ERE sin hacer daño", concluyó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad