El plan antifraude de la Xunta se volcará en herencias y compraventa de viviendas

stop

La Axencia Tributaria, de reciente creación y que aspira a incrementar hasta un 20% la recaudación, centrará sus esfuerzos en los impuestos de Sucesiones y de Transmisiones Patrimoniales

Núñez Feijóo y Helena Muñoz en un Consello da Xunta | EFE

01 de agosto de 2013 (23:16 CET)

La Xunta fiará sus cuentas del próximo año a la lucha contra el fraude fiscal. A falta de concretarse en los próximos presupuestos, la Administración gallega anuncia un plan especial para evitar la evasión tributaria que se centrará en impuestos como el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, que grava la compra venta de viviendas de segunda mano, vehículos, solares o fincas, y el de Sucesiones y Donaciones. Lo hará, según ha anunciado, para compensar la reducción de ingresos procedentes de la caída de entregas a cuenta del Estado y también por la menor capacidad de endeudamiento que tendrá.

El Plan Especial de Loita contra a Fraude, que se llevará a cabo en 2014, tendrá su herramienta de actuación en la Axencia Tributaria, de reciente creación. El programa, dice Facenda, “dará continuación a las actuaciones contra el fraude fiscal impulsadas en la anterior legislatura, que permitieron incrementar los ingresos en cerca de 230 millones de euros”.

La puesta en marcha de la Axencia Tributaria, que tiene unos meses de vida, no representó la asunción de competencia alguna por parte de la Xunta: se trata de un instrumento que, como ente de derecho público que es, permitirá organizar mejor la operativa fiscal que hasta ahora le corresponde a la Consellería de Facenda. De hecho, el nuevo organismo sustituye en la práctica a la Dirección Xeral de Tributos del departamento que dirige Elena Muñoz. A pesar de ello, repasar los decretos y reglamentos que desarrollan sus funciones permite atisbar un objetivo subyacente: incrementar su capacidad inspectora y recaudadora.

Objetivos de la agencia


La agencia que se encargará del nuevo plan antifraude ejerce sus competencias en la recaudación, supervisión y gestión de los impuestos propios y cedidos, así como diversas tasas. Así, se encarga de impuestos propios (juego, contaminación atmosférica, canon de saneamiento), cedidos (transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, sucesiones y donaciones, por ejemplo) o determinados tramos de otros como puede ser el IRPF.

Los planes de la Axencia Tributaria pasan por dos ejes: permitir un ahorro de hasta 15 millones de euros en los próximos cuatro años e incrementar nada menos que un 20% la recaudación. Desde Facenda mantienen que se logrará incrementando la lucha contra la economía sumergida y el fraude fiscal, que redundarán en unos mayores ingresos sin aumentar la presión. Con la gallega, son ya seis las comunidades que han creado una agencia tributaria propia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad