El mayor fondo de capital riesgo portugués reclama más de 15 millones a Abanca

stop

Explorer III denuncia impagos por desembolsos comprometidos por parte de Caixanova Invest, proceso que se encuentra en arbitraje y en vía judicial

Juan Carlos Escotet y Javier Etcheverría | EFE

16 de octubre de 2014 (12:36 CET)

La herencia de las cajas es una sombra alargada para Abanca. La entidad, heredera de Novagalicia Banco, pelea en los tribunales de Lisboa y en instancias arbitrales por una reclamación de más de 15 millones activada por el mayor fondo de capital riesgo portugués, Explorer III. El motivo, desembolsos comprometidos y no realizados, a entender de los demandantes lusos, por parte de Caixanova Invest, una de las filiales de la extinta Caixanova.
 
Uno de los compromisos que logró arrancar Juan Carlos Escotet del FROB cuando adquirió Novagalicia fue la cobertura de los quebrantos derivados de todos los procesos judiciales en marcha, caso de las reclamaciones de la aseguradora Aviva, conflicto resuelto hace unos meses. Ahora, desde Portugal, otro frente se mantiene abierto. Y es que "con motivo de no haber realizado determinados desembolsos solicitados, de acuerdo con lo establecido en el reglamento de gestión de Explorer III-Fondo de Capital Riesgo", según detallan los auditores de Caixanova Invest, se ha iniciado un proceso de arbitraje entre las partes en el que el fondo luso y su sociedad gestora reclaman 15,3 millones de euros a Abanca. La filial llegó a provisionar en sus cuentas del año pasado unos 10,8 millones por este conflicto.
 
Primer asalto judicial

El pasado mes de marzo se resolvió en los tribunales de primera instancia de Lisboa, concretamente en la sala de lo civil número nueve, un procedimiento judicial paralelo a la vía arbitral que tuvo como resultado un fallo a favor de Caixanova Invest. Esa decisión ha sido recurrida por Explorer III, según explican los auditores de la filial de Abanca (Deloitte) en su informe, fechado en junio. Fuentes cercanas a las partes explican que el proceso de arbitraje también sigue abierto y a falta de resolución.
 
La reclamación a Abanca es de 15,3 millones, y la entidad, que bajo el mandato de Julio Fernández Gayoso en Caixanova adquirió un 20% del fondo, está codemandada junto a otras extintas cajas españolas que participaron en su día en el proyecto luso. La gestora del fondo es Explorer Investment, y la entrada de la desaparecida caja viguesa se remonta a 2004, cuando Gayoso anunció la iniciativa.

Los pasos del conflicto

En abril de 2009, en plena crisis, Caixanova Invest suscribió 50 millones de euros en Explorer III, constituido por una duración limitada de 10 años, tras los cuales la sociedad gestora podría determinar la extensión del plazo de duración del fondo por un periodo adicional de dos años.
 
En septiembre de 2013, cuando estaba prácticamente abierto el proceso de subasta de Novagalicia, la filial Caixanova Invest recibió una comunicación de la gestora del fondo en donde informaba de "la pérdida de la participación por la falta de pago de determinados desembolsos solicitados de acuerdo al reglamento de gestión del fondo". Y ahí arrancó el litigio, abierto ahora por dos vías, judicial y arbitral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad