La construcción tira de la economía gallega. EFE
stop

El sector de la construcción cerró el año con un crecimiento del 6,1% en Galicia y tira del PIB gallego, que repuntó un 2,8% en 2018

en A Coruña, 28 de febrero de 2019 (13:52 CET)

La economía gallega cerró el año 2018 con un avance del 2,8% tras crecer un 2,6% en el último trimestre. Lo hizo con el ladrillo y la industria como motores. Las estadísticas publicadas este jueves por el IGE reflejan que el sector de la construcción repuntó un 6,1% en Galicia, mientras que el sector manufacturero mantiene su dinamismo tras elevarse otro 3,8% el año pasado.

Estos dos actividades crecieron más que el sector servicios (+2,5%) y la agricultura, la pesca o la ganadería, que repuntaron un tímido 0,9%. El informe del IGE otorga a la inversión empresarial un papel destacado en el crecimiento del PIB gallego. Esta partida registró un fuerte incremento del 7%, muy superior a las otras partidas de gasto. Las inverisones de las empresas crecen a un ritmo tres veces superior al del consumo de las familias, que ahora se eleva hasta tasas del 2,3%, y cuatro veces más que el gasto público, que en Galicia avanza a un ritmo del 1,8% anual.

El PIB gallego crece más que el estatal

El PIB gallego continúa avanzando, pero modera su crecimiento. El 2,8% al que repuntó en 2018 es ligeramente inferior al 3,4% que se anotó en el año 2016 y al 3,2% que registró en 2017. Pero, pese a la desaceleración, Galicia logra superar en tres décimas el avance del PIB español, que cerró el año pasado con un incremento del 2,5%. Este dinamismo de la actividad económica en la comunidad se traslada a las cifras de empleo. No en vano, el IGE cifra en 18.800 los empleos a jornada completa creados en Galicia a lo largo del año pasado.

Uno de los factores que está detrás de la desaceleración económica en Europa es el alza del crudo, que penaliza a los países importadores. Esta situación queda patente en Galicia, en donde las compras de productos procedentes del exterior ya crecen a un ritmo mayor que las exportaciones (un 3,9% las primeras frente al 3,4% de las segundas). Esta situación provoca que el saldo comercial de la comunidad (la diferencia entre los que se obtiene por exportaciones y lo que se gasta por las importaciones) se haya reducido desde los 4.450 millones de euros de 2017 hasta los 3.805 millones de este año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad