El grupo industrial de NCG revive en Abanca: reduce un 98% los números rojos

stop

La corporación heredada de Novagalicia, junto a las bodegas y la división inmobiliaria, sumaron pérdidas de más de 122 millones en 2014, muy inferiores a las de un año antes

Presentación de los resultados de Abanca en Santiago

en A Coruña, 28 de marzo de 2015 (03:03 CET)

La herencia de las cajas es obstinada, incluso para la flamante cuenta de resultados que ha presentado Abanca, con más de mil millones de beneficios. Las desinversiones que forzó el rescate de Bruselas, y que todavía continúan, no han sido suficientes para evitar los números rojos de la división inmobiliaria, las bodegas lusas Sogevinus y otra de las pesadas losas que arrastraron a Novagalicia hacia el abismo, la corporación industrial. Entre las tres sumaron pérdidas de más de 122 millones en 2014, un balance muy mejorado después de la nacionalización y venta de NCG.

La memoria de Abanca, remitida este viernes a la CNMV, recoge las "principales sociedades" controladas por el banco --con el 100% del capital--, así como algunas de las asociadas --con una participación significativa-- en las que se colgó el cartel de 'en venta'. Entre ellas está el holding NCG Corporación Industrial, que se llamó CXG Corporación bajo la tutela de Caixa Galicia, y que pasa a denominarse Abanca Corporación Industrial y Empresarial bajo la batuta del equipo de Juan Carlos Escotet.

Saneamiento

El brazo a través del que las antiguas cajas controlaban la cartera de participadas mantenía a cierre de 2014 un patrimonio de 1.401 millones, controlaba 1.410 millones en activos y presentaba un valor en libros de 1.529 millones.

Es la cartera más abultada que tiene Abanca en sus bolsillos y en 2014 registró un resultado negativo de 3,04 millones. Los números rojos se redujeron en un 98%, respecto a los 263 millones en pérdidas del año anterior. Si echamos la vista atrás, hasta 2012, las pérdidas alcanzaban entonces los 764,8 millones.

División inmobiliaria

La situación ha cambiado y el mayor agujero se encuentra ahora en la división inmobiliaria, con 118 millones en negativo a cierre de ejercicio, una cifra sensiblemente inferior a los 234 millones del año anterior. NCG División Grupo Inmobiliario maneja todavía casi 1.000 millones en activos y su valor en libros roza los 694 millones.

El año pasado acometió una ampliación de capital por importe de 62,5 millones suscrita íntegramente por el banco mediante la compensación de un crédito de 250 millones del que era titular único.

La bodega de Fernández Gayoso

El negocio vitícola que Abanca heredó de Novagalicia también parece definido para la nueva etapa. A comienzos de año, la entidad acometió la integración Bodegas y Viñedos Tierra Adentro y Bodegas Vinum Terrae y, con presencia en las denominaciones de origen Rías Baixas y Ribera del Duero, en la sociedad Vinum Galicia.

Al margen de la operación se quedó el negocio vitícola de Portugal, Sogevinus, las bodegas de Oporto impulsadas por Julio Fernández Gayoso desde Caixanova. Esta sociedad, que presumiblemente, acabará vendiéndose al mejor postor, cerró 2014 con pérdidas de 794.000 euros y un patrimonio de 72,8 millones. Abanca también controla un 5% de las bodegas Tereras Gauda, en las que participa directamente la corporación industrial.

El negocio eólico

Algo similar ocurre con el negocio del viento. Abanca mantiene como activo en venta a la sociedad Eólica Galenova, que registró números rojos por valor de 851.000 euros en 2014. Fue impulsada por Caixanova y Banco Gallego y resultó adjudicataria de 131 megavatios en el concurso eólico junto a Torre de Hércules, vinculada a la extinta Caixa Galicia.

Parece que será esta última la que perdure, pues tiene pendiente el desarrollo de un parque eólico entre Beariz y Forcarei ya autorizado por la Xunta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad