Una sede de Banesco en Caracas, Venezuela. El banco aumentó su capital social a casi 30 millones de euros. Foto: EFE/CH

El Gobierno de Maduro ‘libera’ Banesco tras 10 meses de intervención

El supervisor bancario decreta el final de la intervención del banco de Escotet y le exige un plan de acceso a la información de clientes y operaciones

Sudeban, la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario de Venezuela, ha levantado la intervención a Banesco, el banco del también dueño de Abanca, Juan Carlos Escotet. La resolución de la autoridad bancaria se hizo efectiva desde este 28 de enero, 10 meses después de que Banesco fuera intervenida por el Gobierno de Maduro acusada de facilitar ataques al bolívar, en la denominada operación manos de papel.

En medio de una galopante crisis económica y a solo unas semanas de las presidenciales del 20 de mayo, el Gobierno venezolano detuvo a once directivos, que fueron liberados tras 20 días de arresto. La intervención de la entidad, sin embargo, se prorrogó hasta el 28 de febrero, a pesar de que la previsión inicial era de solamente tres meses.

Banesco tiene 15 días para entregar nueva documentación

En su resolución, Sudeban levanta la “medida administrativa de intervención especial dictada a la sociedad mercantil Banesco Banco Universal” y exige al equipo de Juan Carlos Escotet “un plan de acción integral respecto a la configuración y categorías de acceso a la información de clientes y operaciones”. Este documento debe entregarse en el plazo de 15 días ante la superintendencia bancaria.

Abanca ha estado al margen de toda la crisis de Banesco, pues es un banco independiente que solo tiene en común con la entidad venezolana a su propietario. Durante la operación contra Banesco, se bloquearon más de un millar de cuentas de la entidad, según manifestó en mayo del año pasado el fiscal general venezolano, Tarek Williams. Bajo la lupa y el control de Maduro, el banco pudo continuar operando y dando servicio a sus clientes.

Escotet tildó de "desproporcionada" e "injusta" la intervención

Williams acusó a Banesco de “facilitar o encubrir los ataques contra la moneda”, alegando que el 90% de las cuentas asociadas a las actividades ilícitas en el mercado paralelo de divisas estaban en el banco de Juan Carlos Escotet. El presidente de Abanca, que llegó a ceder temporalmente el cargo tras las detenciones de sus directivos, viajó entonces de urgencia a Venezuela y cargó con dureza contra la intervención, a la que consideró “desproporcionada” e “injusta”.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad