El Gobierno anuncia la venta inminente de Novagalicia

stop

De Guindos estima que el banco gallego tendrá nuevo dueño en octubre

Luis de Guindos

25 de agosto de 2013 (13:06 CET)

Novagalicia Banco podría pasar a manos privadas en menos de dos meses. El plan del Gobierno central es estudiar ofertas en firme por la entidad en septiembre con el objetivo de adjudicar el banco gallego al mes siguiente, en octubre.

Este es el futuro inmediato que dibujó el ministro de Economía, Luis de Guindos, para el banco que preside José María Castellano, controlado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) desde diciembre de 2012, cuando inyectó 5.425 millones de euros del rescate europeo en la entidad.

Las estimaciones del titular de Economía coinciden con las del FROB. El director general del fondo de rescate bancario, Antonio Carrascosa, aseguró que tomarían una decisión sobre la venta de NCG “a finales de septiembre”. Sin embargo, Carrascosa matizó que “no hay prisa” para la privatización de la entidad y que el objetivo es evitar que el proceso se “cierre en falso”, como sucedió con la subasta de Catalunya Banc. De Guindos, sin embargo, obvió este matiz. El plazo impuesto por Bruselas para privatizar la entidad finaliza en 2017.

Sin ayudas y sin protección de activos

El interés de bancos españoles y fondos internacionales por NCG alientan el optimismo del Ejecutivo central. Se especula que BBVA, Santander y Caixabank pujarán por el banco gallego, pero el Gobierno se limita desde hace tiempo a confirmar que hay varias entidades interesadas en Novagalicia, sin ofrecer nombres.

Pero basta con este interés para que De Guindos se muestre optimista. El ministro cree que NCG tendrá nuevo dueño sin necesidad de conceder ayudas al comprador. También descarta que haya un esquema de protección de activos (epa) que cubra las posibles pérdidas en la cartera de créditos de Novagalicia, aunque, reconoce el titular de Economía, algunas de las entidades interesadas abogan por esta opción.

"En estos momentos el Gobierno no está considerando esta posibilidad” afirmó en una entrevista a EFE. La situación es similar a la de Banco Gallego, que se subastó sin esquema de protección de activos y acabó en manos de Banc Sabadell.

Problemas para la banca española

No es la única queja de los bancos estatales, que también piden que se apruebe el reconocimiento de los activos fiscales diferidos (DTA por sus siglas en inglés) de la banca como créditos fiscales. Los DTA son el resultado del anticipo del pago de impuestos por parte de los bancos por determinados gastos, como las provisiones, que no pueden deducirse inmediatamente y que con la nueva regulación financiera, Basilea III, ya no contarán como capital.

La banca sostiene que esto les perjudica frente al resto de competidores europeos y por ello pide una solución al respecto y, si es posible, antes de las subastas de Novagalicia y Catalunya Banc. Sin embargo, De Guindos considera que el tratamiento de los DTA "va mucho más allá de lo que es la banca nacionalizada" y, aunque se muestra partidario de encontrar una solución antes de que acabe el año, no cree que sea antes de la venta de Novagalicia.

"Estamos viendo cuál es la solución más adecuada desde el punto de vista de un planteamiento que creemos que es razonable, porque la capitalización de los bancos españoles es una cuestión fundamental", reconoció a EFE.

EVO sigue pendiente

Mientras, Novagalicia sigue ejecutando las desinversiones exigidas por Bruselas. Una de ellas es la venta de EVO Banco, la marca comercial con la que opera en España con excepción de Galicia y las comunidades de Asturias y León.

Tanto en el FROB como en el banco presidido por José María Castellano se daba por hecho que la venta se produciría este mes de agosto, aunque por el momento no hay más novedades que el interés de cinco grupos privados en la franquicia. Parece que el nuevo dueño de EVO no se conocerá hasta septiembre.

Campaña contra la venta


En cualquier caso, el proceso para la venta de NCG y de EVO sigue cocinándose a fuego rápido. En Galicia, mientras tanto, emergen voces críticas contra la privatización del banco gallego.

Esquerda Unida inició esta semana una campaña bajo el epígrafe 'Non á venda á banca privada de Novagalicia Banco'. Pretende concienciar a la población de la necesidad de defender esta entidad como sistémica para Galicia y de convertirla en banca pública aprovechando que su actual capital ha sido inyectado por impuestos, y antes de que "se consume la estafa", en palabras de la coordinadora de la formación, Yolanda Díaz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad