El Gobierno adjudicará NCG con la nueva norma de créditos fiscales

stop

El FROB abre el proceso de ofertas vinculantes el próximo martes, mientras se espera que la normativa de las DTA llegue a Consejo de Ministros antes de diciembre

El  ex presidente de NCG José María Castellano, y su consejero delegado, César González-Bueno | EFE

15 de noviembre de 2013 (19:08 CET)

La cuenta atrás ya está echada. El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció este viernes que el Fondo de Ordenación Bancaria (FROB) abrirá el martes el proceso de ofertas vinculantes para la venta de Novagalicia Banco. La decisión sobre la adjudicación se adoptará en un plazo máximo de cuatro semanas. Para esa época, el Ejecutivo podría ya tener aprobada la normativa sobre créditos fiscales (DTA) que reclama la gran banca, y que podría decantar la privatización a su favor.

De Guindos aseguró que “habrá bastantes ofertas vinculantes al respecto” y que “en un plazo de tres o cuatro semanas el FROB tomará la decisión de a quién se adjudica Novagalicia”.

De momento, en la carrera por NCG destaca el interés de Caixabank y BBVA como entidades españolas, aunque en las quinielas también están presentes el Santander, y los dueños de Banco Etcheverría, los venezolanos de Banesco, tras la renuncia del Popular. Del otro lado, figuran los fondos de inversión. Su principal exponente es Guggenheim, aunque también se da por hecho la presencia de Elliot, Anchorage, J.C. Flowers, Wilbur Ross y Centerbridge.

Las reclamaciones de la gran banca


La gran banca española ya ha puesto sus cartas sobre la mesa. En las conversaciones que han mantenido con el FROB en las últimas semanas, tanto Santander, como BBVA y Caixabank han reclamado ayudas públicas en forma de esquemas de protección contra activos (EPA) y en créditos fiscales (DTA) para proteger los ratios de solvencia actuales.

Las dudas que surgen entre las principales entidades españolas interesadas en la entidad de José María Castellano llegan por varias vías. Preocupa la cartera de créditos a empresas, una vez saneado el riesgo promotor con el traspaso de activos inmobiliarios a la Sareb. Otro factor importante es el elevado índice de morosidad. En septiembre, la tasa de mora de la nacionalizada se situaba en el 16,7%, casi cinco puntos más que la media del sector y un 50% que hace dos años. La tercera pata la conforman las preferentes. Tras el escándalo de la comercialización masiva de productos híbridos, los clientes habrían perdido confianza en la entidad, según detectan los bancos interesados.

Créditos fiscales


En medio de esta situación, el Gobierno prepara la inminente aprobación de la norma que regulará los créditos fiscales. Según publica Cinco Días, la regulación española para que los DTA computen como créditos fiscales cuenta desde hace tres semanas con la aprobación de las autoridades europeas competentes. Sólo resta su paso por Consejo de Ministros, que según algunas fuentes se producirá el próximo 29 de noviembre, mientras que otras lo alargan hasta la primera o segunda semana de diciembre. En cualquier caso, parece que la subasta de NCG se cerrará con la norma aprobada.

La nueva normativa permitirá computar como capital las bases imponibles negativas de los dos últimos ejercicios. De otro modo, las entidades españolas estarían en desventaja con sus socios comunitarios con la entrada en vigor de la normativa Basilea III.

Los créditos fiscales son una práctica bancaria que consiste en consignar en sus balances como activo real el ahorro en impuestos que permite la legislación al cerrar en pérdidas, aunque la realidad es que ese ahorro no se produce hasta que la entidad vuelve a tener beneficios. Son ahorros en impuestos futuros.

Novagalicia tiene cerca de 2.000 millones de créditos fiscales activados, de un total de 4.200 millones en créditos fiscales diferidos. Tanto Santander, como BBVA y Caixabank condicionaron el resultado de la subasta a conocer la nueva norma
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad