El G7 pide un “respuesta internacional” a la ralentización del crecimiento económico

stop

CUMBRE

Redacción

El ministro de Finanzas francés, François Baroin, con Christine Lagarde, presidenta del FMI
El ministro de Finanzas francés, François Baroin, con Christine Lagarde, presidenta del FMI

10 de septiembre de 2011 (18:41 CET)

El grupo de ministros de Economía y gobernadores de bancos centrales del G-7 han requerido este viernes un “esfuerzo conjunto a nivel global” para superar la crisis económica. En el encuentro, que ha tenido lugar en Marsella (Francia), han señalado que la “respuesta internacional” tiene que ser “contundente y coordinada” ante “claros indicios sobre una ralentización del crecimiento económico mundial".

En este sentido, han respaldado un "crecimiento sostenido y equilibrado" a través de la implantación de "ambiciosas políticas fiscales". Es decir, políticas monetarias a favor de la estabilidad de los precios y el fortalecimiento de los sistemas bancarios y de los mercados financieros, según el comunicado final emitido al término de la reunión.

Ante la creciente tensión en los mercados, el G-7 se ha limitado a recordar que en la eurozona se empiezan a concretar las decisiones adoptadas en la cumbre del pasado 21 de julio sobre la crisis de deuda celebrada en Bruselas. Sobre todo a través de la flexibilización del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF).

El papel clave de Obama


Por otro lado, han aplaudido el "importante" plan presentado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para reforzar el crecimiento y el empleo a través de la inversión pública y los incentivos en materia de impuestos. De igual modo, el G-7 recuerda que Japón también pone en práctica "sustanciales medidas fiscales para reconstruir el país tras el terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo”.

Regresando a Europa, el G7 ha reiterado su compromiso sobre la consolidación fiscal a “medio plazo" y a través de planes “enmarcados en unos marcos creíbles”. Eso sí, se han declarado “preocupados” por el "ritmo y el futuro de la recuperación".

Basilea III


Los siete han puesto el acento en que las políticas monetarias mundiales se tienen que enfocar hacia “mantener la estabilidad de los precios” y ha advertido a los bancos centrales que “tienen que estar preparados” para inyectar liquidez a las entidades financieras. Y es que han reiterado su compromiso de "activar en su totalidad el nuevo estándar global de Basilea III" establecido en 2010.

Un plan que obliga a la banca a aumentar sus reservas para afrontar las crisis. Los objetivos de capitalización en España se vieron superados por el famoso decreto ley que está reestructurando el sector desde principios de año.

" El exceso de la volatilidad y los movimientos desordenados de los tipos de cambio generan implicaciones adversas en la estabilidad", añade la nota del G7.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad