El FROB se gastó al menos dos millones en informes sobre Novagalicia y el Gallego

stop

El Tribunal de Cuentas concluye que la falta de representación del organismo en el banco que presidía Juan Manuel Urgoiti dificultó el plan de recapitalización

Fernando Restoy, presidente del Frob

07 de abril de 2014 (23:15 CET)

El Tribunal de Cuentas ha remitido un informe fiscalizador al Congreso de los Diputados sobre las actuaciones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y su actuación con respecto a los bancos rescatados. El organismo ha elevado a 107.914 millones de euros “los recursos públicos empleados o comprometidos en la reestructuración de entidades financieras, como consecuencia de las actuaciones realizadas entre 2009 y 2012”.

La cifra supera en un 75% a la de los 61.366 millones anunciada el año pasado por el Banco de España, ya que el Tribunal de Cuentas ha decidido contabilizar otras partidas adicionales, como por ejemplo los Esquemas de Protección de Activos (EPA) concedidos, que suman 28.666 millones de euros, o el coste de diversos informes. El realizado por Oliver Wyman sobre las necesidades de recapitalización de la banca alcanzó los 37,9 millones.

Informes a expertos pagados por el FROB

Además, los informes de expertos independientes ascendieron a un total de 15,4 millones de euros, de los cuales 6,6 millones fueron por análisis realizados antes del rescate europeo y los restantes 8,85 a raíz de dicha asistencia. En esta segunda fase, el informe sobre Novagalicia Banco costó 974.050 euros, mientras que el del Banco Gallego superó el millón de euros. Aunque inicialmente, el coste de estos informes debía ser repercutido a las entidades de crédito correspondientes, el 19 de noviembre de 2013, la comisión rectora del FROB decidió no cobrarlos.

El informe de fiscalización también hace referencia, por otra parte, a los honorarios recibidos por los representantes del FROB en los consejos de administración de las entidades rescatadas entre 2010 y 2012. Entre todas las nacionalizadas, los honorarios de sus representantes costaron algo más de seis millones.

Los consejeros del Fondo en NCG le costaron 850.000 euros

En el pago de los mismos influyó la decisión del FROB de nombrar representantes en los consejos de administración de NCG y CatalunyaCaixa, en lugar de elegir directamente miembros del consejo. En el primer caso, los honorarios los asume el fondo y en el segundo, los asume la entidad.

En las dos entidades se llegaron a pagar 1,78 millones de euros en dos ejercicios, "importe que el FROB no habría tenido que afrontar en caso de que hubiera decidido nombrar miembros del consejo", critica Cuentas. En concreto 855.362 euros corresponden a NCG, de los que 142.361 corresponden a 2011 y 713.001 a 2012.

El FROB descuidó al Gallego

No obstante, el Tribunal de Cuentas concluye que “la falta de representación” del FROB en el consejo de administración del Gallego (entonces presidido por Juan Manuel Urgoiti) “ha podido, al menos, dificultar el cumplimiento” de las previsiones normativas para garantizar la buena marcha de su plan de recapitalización.

El documento considera el FROB no ejerció en el Gallego "plenamente" los derechos que le correspondían como titular indirecto de la entidad a través de su participación en NCG, ya que no designó un número de miembros del consejo. Desde octubre de 2011 poseía de más del 45% y desde marzo de 2013, del 99,95%.

De hecho, desde junio de 2012 sólo una persona representaba al FROB en el Banco Gallego, "a pesar" de que el consejo estaba compuesto por diez miembros.

El Gallego recibió 246,05 millones de euros del FROB y 800 del Banco de España, mientras que Novagalicia sumó, gracias a la inyección europea, a 9.054,08 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad