El Frob se convierte en el quinto banco español

stop

El organismo público entra hoy en el capital de varias cajas de ahorros con problemas de solvencia

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España

30 de septiembre de 2011 (00:37 CET)

Santander, BBVA, Bankia, Caixabank… y el Frob. El organismo financiero público se va a convertir en el quinto gestor de activos bancarios del país cuando entre en el capital de las cajas de ahorros que no cumplen con los requisitos de solvencia. El plazo acaba hoy.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) se prepara para gestionar un gigante financiero con un volumen de activos de 252.000 millones de euros. La cifra es la suma de las tres entidades que no van a alcanzar hoy un 10% de capital principal más la intervenida CAM. Terminado el plazo, y salvo sorpresa de última hora, el Estado entrará en el capital de Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa y Unnim y tomará las riendas de la gestión.

El Frob ya está cara a cara con el peor de los escenarios posibles. Desde que el Gobierno aprobó el real decreto para la recapitalización del sistema financiero el pasado 18 de febrero, las entidades de menor tamaño que no cumplían los requisitos de solvencia han fracasado en su aspiración de vender una parte de su capital a terceros y evitar así la entrada del Frob. Los intentos de las dos cajas catalanas y de la gallega han resultado absolutamente infructuosos ante el desinterés y los descuentos de valor que exigían los inversores.

La opción barata de la bolsa

Sí han salvado el match ball desde la aprobación del decreto Bankia y Banca Cívica, que por su tamaño han podido salir a bolsa aunque con fuertes descuentos. Ambas debutaron en el mercado con una valoración por debajo del 30% de su valor en libros. Sus posteriores caídas en el parquet han reducido el valor aún más.

La realidad es que el Banco de España entrará ahora en el capital de las cajas con descuentos de al menos el 80%. La valoración definitiva aún es una incógnita, pero las mayores necesidades de capital del sector y los débiles ratios del trío de entidades hacen que los expertos vaticinen unas valoraciones de saldo.

El resultado es que el Frob se va a convertir en el mayor reestructurador bancario del país para devolver a la velocidad de crucero a las entidades a las que la mayor reforma financiera de la historia ha dejado fuera de juego. La incógnita es si la cifra puede seguir creciendo. Liberbank y BMN, los bancos liderados por Cajastur y Caja Murcia, respectivamente, tienen un mes de plazo para encontrar los inversores privados que les eximan del castigo de la nacionalización.

Como Popular y Banesto


A la espera del resultado de la subasta de la CAM, que el Banco de España quiere tener cerrada a finales de octubre, los 255.000 millones en activos que a partir de ahora tutelará el Estado son 20.000 millones más que los que suman Banco Popular y Banesto, los dos bancos medianos con mayor peso en el sector.

Por lo tanto, al Frob le espera una ardua tarea. Entrar en el capital supone para las entidades nacionalizadas aceptar un ajuste de costes y un vuelco de su gobierno corporativo. A la espera de que el Fondo defina cuál será su presencia en el capital y hasta qué punto interferirá en la gestión, queda claro que la autonomía de los gestores de las entidades va a sufrir un profundo recorte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad