El Frob presiona al Sabadell para vender Banco Gallego a marchas forzadas

stop

La entidad catalana negocia precio al detectar necesidades de capital de más de 200 millones de euros

Imagen de Josep Oliu al lado de una oficina de Banco Gallego

17 de abril de 2013 (23:37 CET)

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) emitió un hecho relevante este miércoles en el que afirma que ha escogido a Banco Sabadell como comprador del nacionalizado Banco Gallego. Explica que la venta aún no se ha cerrado y que ambas partes negocian los términos del contrato.

Sin embargo, las conversaciones no están tan avanzadas como da a entender el Frob. De hecho, la entidad que preside Josep Oliu desconocía que el fondo bancario fuese a remitir una nota de estas características a los mercados.

Entre 70 y 100 millones

El Frob, con este comunicado, señala al Sabadell como máximo postor y trasladaba a Josep Oliu la responsabilidad sobre un hipotético nuevo fiasco. El organismo de Fernando Restoy ya fracasó con la subasta de CatalunyaCaixa hace unas semanas.La adjudicación de Banco Gallego debe decidirse antes del 30 de abril. El Sabadell se presentó a la subasta con el portugués Espíritu Santo y el venezolano Banesco.

Gracias al cuaderno de venta elaborado por Citi Bank, el Sabadell ha detectado que las necesidades de capital mínimas del banco presidido por Juan Manuel Urgoiti sobrepasan los 200 millones de euros. Los activos problemáticos en el balance del Gallego estarían valorados en 2.000 millones. Por lo que Oliu no estaría dispuesto a asumir las cantidades que pide el Frob para privatizar la entidad. Esta cifra rondaría entre los 70 y los 100 millones de euros.

Sin ayuda pública

La subasta de la firma gallega no cuenta con el colchón de un esquema de protección de activos (EPA) como ha ocurrido en otras subastas. En el caso de la CAM, tras recibir una inyección de 5.000 millones, el Sabadell pagó un euro y consiguió ayudas indirectas que cubrirían el 80% de las hipotéticas pérdidas.

A pesar de estas circunstancias, el Gallego es un bocado apetecible para Oliu. La implantación del Sabadell en Galicia es menor que en otras comunidades. Las cerca de 150 oficinas que el nacionalizado posee en la comunidad, unidas a las 28 que tiene Banc Sabadell harían que alcanzara una cuota de mercado del 6%. Además, se convertiría en el sexto banco de Galicia. El volumen de negocio que gestiona Banco Sabadell con una treintena de oficinas equivale al del Gallego.

Cuarto banco de Galicia

Aún con la necesidad de saneamiento que presenta el Gallego --que cuenta con un patrimonio negativo de 150 millones y que el año pasado perdió 386 millones de euros-- el Sabadell tiene buenas perspectivas. Tanto, que pasan por llegar a ser el cuarto banco de Galicia. En los últimos tiempos, la firma dirigida por José Luis Losada ha conseguido aumentar su volumen captando clientes que provenían mayoritariamente de NCG y de Bankia.

El proceso de venta de Banco Gallego arrancó a finales de enero. Por medio de un controvertido comunicado, el Frob avisó a los inversores que su intención era vender a corto plazo el paquete de acciones que poseía a través de NCG o la entidad por completo. Lo haría con o sin el consentimiento de los socios mayoritarios, entre los que se encontraban el propio Urgoiti, Inditex o empresarios de la talla de Epifanio Campos o Javier Ungría.

Calma en la plantilla

El Frob impulsó una operación acordeón para asumir las pérdidas (275 millones) derivadas de su exposición al ladrillo. Lo hizo valiéndose de la mayoría accionarial de NCG. La reducción a cero sirvió para borrar de un plumazo los 140 millones acumulados por los accionistas del Gallego, y la posterior ampliación de capital, a la que acudió el fondo bancario con 80 millones, le dieron el control total del banco.

El anuncio por parte del Frob, ha sido encajado con relativa calma por parte de la plantilla del Gallego. Fuentes sindicales sostienen que “es una buena noticia saber que un banco como el Sabadell será el que nos absorba”. Aún así, sospechan que habrá una reducción de plantilla que, si bien “no debería ser excesiva en Galicia”, si lo podría ser en los servicios centrales de Madrid.

Desde el inicio de la crisis, el Sabadell ha logrado duplicar su tamaño. En el último año y medio ha sumado al grupo Banco CAM y también compró a BMN las oficinas de Caixa Penedès en Catalunya y Aragón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad