El FMI enciende la luz de alarma de la banca europea

stop

José Viñals, responsable de asuntos monetarios de la institución, asegura que el 30% de los activos financieros de la zona euro está en riesgo: 10 billones de euros

Lagarde, en el centro, en rueda de prensa del FMI. EFE

Sitges, 27 de mayo de 2016 (10:54 CET)

La banca todavía está en la UVI. A pesar de su lenta mejoría, una parte de ella aun está en riesgo, y el Fondo Monetario Internacional ha lanzado la alarma: casi uno de cada tres activos financieros de la zona euro está en manos de entidades con "serios problemas". Los activos en riesgo alcanzan los 10 billones de euros.  

El consejero y director de asuntos monetarios y mercado capitales del FMI, José Viñals, ha alertado este viernes de que "en la zona euro hay un 30% de los activos financieros en manos de bancos que tienen ajustes muy difíciles pendientes". "Este es un problema muy importante", ha insistido en la reunión anual del Círculo de Economía en Sitges.  

A pesar de iniciar su repaso al sistema financiero asegurando que está mejor que hace unos años, lo ha señalado como una de las vulnerabilidades de la economía mundial. Viñals ha explicado que, en las economías avanzadas –no sólo euro–, el 60% de la banca está sana, pero el resto tiene problemas de diversa intensidad.  

El 25% de las entidades "tiene trabajos pendientes" para terminar de salir a la superficie, mientras el 15% restante "está en serios problemas". "Por eso nos preguntamos dónde estaban los reguladores", ha añadido, sin un ápice de autocrítica.  

La americana resiste mejor

Dentro de las economías avanzadas, la del euro está en peor situación que la americana, y la banca en serios problemas alcanza en los países con la moneda única europea el 30% de los activos financieros, lo que ha cifrado en 10 billones de euros.

El consejero del FMI ha usado una metáfora futbolística para explicar la situación en la que se encuentran estas entidades: "La competencia hace que sea como jugar la final de la Champions contra equipos de 100 jugadores, y no pueden jugar, no son rentables".

Por ello, ha hecho un llamamiento a la concentración del sector financiero, para que quede en manos de menos bancos y más solventes.    

Riesgo de estancamiento    

El FMI cree que la salida de la crisis es definitiva, y que no hay riesgo de volver a caer en una recisión a nivel global. No obstante, ha advertido del riesgo de estancamiento del crecimiento si no se hacen las políticas adecuadas.  

"El problema que hay actualmente es que la confianza no es todavía suficientemente sólida, lo que incide en que la economía y la situación financiera no terminen de recuperarse", ha dicho. Si no se hacen las políticas para un crecimiento sostenible, se corre el riesgo de que la desconfianza de los ciudadanos crezca todavía más.

Viñals ha reconocido que la situación política en algunos países también supone una amenaza. Por ejemplo, el referéndum en Reino Unido, "el calendario electoral que se avecina en España" y los conflictos internacionales y el terrorismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad