El exresponsable de inmuebles de NCG gestionaba un grupo promotor al margen del banco

stop

Gregorio Gorriarán, ahora imputado en la Audiencia Nacional, participa en al menos nueve sociedades relacionadas con el ladrillo

X.R. Moscoso

Gregorio Gorriarán, la izquierda, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar en el juicio celebrado en 2015 / EFE
Gregorio Gorriarán, la izquierda, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar en el juicio celebrado en 2015 / EFE

09 de enero de 2013 (20:35 CET)

Doble vida. Al menos, en lo profesional y en lo empresarial. Y ambas unidas por el ladrillo. El anterior máximo responsable de la división inmobiliaria de Novagalicia Banco, Gregorio Gorriarán, ahora imputado en la Audiencia Nacional por el cobro de millonarias indemnizaciones, mantuvo una intensa actividad privada en el negocio promotor mientras desempeñaba su cargo, primero en Caixanova, y después, en NCG. Gorriarán llegó a controlar, directamente y con su hermano Antonio, de quien es socio, un grupo promotor a través de varias sociedades, entre ellas Delta Consultores Internacional y Gestión Patrimonial Muskiz, que operan como holding y tienen participaciones en al menos otras siete empresas, radicadas principalmente en el País Vasco y también relacionadas con el sector inmobiliario.

A través de Delta Consultores Internacional, una firma con domicilio en Muskiz (Vizcaya) y con unos activos que llegaron a rondar los 4,5 millones de euros, Gregorio Gorriarán y su hermano Antonio declaran participaciones en empresas como Pedreñatel SL, una promotora inmobiliaria de la que tienen un 25%, según las cuentas de la sociedad de 2010, pero de la que llegaron a controlar el 50% junto a otros socios. También de Delta Consultores cuelgan otras participaciones, como Barbadún Inversiones 2005, de la que tienen un 33% y se dedica a la construcción de edificios residenciales. También mantenían en 2010, último año en que Delta Consultores presentó las cuentas en el Registro Mercantil, un paquete del 50% en Delta-Piedra CB. Los gestores de Delta consideran estas firmas dentro de su grupo de empresas, mientras declaran como inversiones financieras a largo plazo otras tres firmas.

Ramificaciones societarias


Ambos hermanos, Gregorio y Antonio, eran administradores solidarios de Delta Consultores hasta abril de 2009. En ese momento, cuando más se hablada de la fusión de Caixanova y Caixa Galicia, que se produciría meses después, es cuando Gregorio Gorriarán decide dar un paso atrás en el negocio compartido con su hermano, y ambos modifican los órganos de administración de la compañía para quedarse Antonio como administrador único, aunque el exdirectivo de NCG se mantiene como socio, según datos el Registro Mercantil. Antonio Gorriarán es un ex futbolista que tuvo una dilatada carrera en equipos como el Sestao, Real Oviedo y Alavés. Llegó a jugar la UEFA con el Oviedo.

A través de Delta, los Gorriarán también controlan paquetes accionariales en otras sociedades, como Bizkaietxea SL, de la que tienen un 10%. Esta firma, domiciliada en Bilbao, cuenta con unos activos de 8,6 millones de euros, según sus cuentas, y un capital social de 355.000 euros. En Gruinber SL, radicada en Getxo y dedicada a la promoción inmobiliaria, Delta Consultores controla un 10,6%. La firma cuenta con unos fondos propios (capital y reservas) que rondan los 500.000 euros.

Nuevas sociedades

Ambos hermanos también están presentes en Bilbao Desarrollos Urbanos, con un 16,5%, antes denominada Arrendamientos de Bizkaia, dedicada al alquiler de bienes inmuebles por cuenta propia, que sufrió una escisión en 2009 y actualmente se encuentra en concurso de acreedores. Goyo Gorriarán fue el primero de los exdirectivos de NCG que retomó sus negocios inmobiliarios con la creación de una firma en Vigo, donde reside, semanas antes de la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción. Se trata de Valle Rojo Inversiones. Según consta en el Registro Mercantil, la impulsó a través de otra sociedad de la que es administrador y accionista único, Gestión Patrimonial Muskiz, domiciliada en su Vizcaya natal, dedicada al arrendamiento de bienes inmuebles y con unos activos, según el Registro, de 1,6 millones de euros. El capital de Gestión Patrimonial Muskiz asciende a 830.000 euros, y además de Gregorio, su hermano Antonio figuró en su día como administrador. Hoy en día es una sociedad limitada unipersonal.

Delta Consultores, aunque con actividad relacionada con los servicios de lo más variado y con la administración de inmuebles, se ha volcado en los últimos años en el ladrillo. Según la memoria de la compañía, “resulta conveniente señalar que en estos últimos años, la importancia relativa de las inversiones mobiliarias ha ido en aumento, llegando a adquirir una dimensión considerable”. “Estas inversiones”, señalan los administradores, “se han ido materializando mediante la adquisición de participaciones en distintas sociedades mercantiles y civiles cuya actividad principal consiste en la promoción inmobiliaria y el alquiler de inmuebles”.

Gregorio Gorriarán, un hombre de confianza de Julio Fernández Gayoso en Caixanova, formó parte del equipo que negoció la fusión con Caixa Galicia y que se cerró en octubre de 2010. Cuando se produjo la unión, Gorriarán se hizo cargo de la división inmobiliaria de la caja resultante, para pasar posteriormente a ocupar el mismo cargo cuando se llevó a cabo la conversión de la caja en lo que es hoy en día NCG Banco.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad