El Eurogrupo juega al ratón y al gato con De Guindos

stop

EMERGENCIA

El ministro alemán Schauble junto a De Guindos

09 de octubre de 2012 (01:08 CET)

España se jugaba mucho este lunes en Europa. Estaba en juego el euro y los países de la moneda única lo sabían. Es tal la magnitud del problema que tiene la zona euro que el Eurogrupo aún no ha decidido qué hacer con España, o por lo menos, si lo sabe, no dice cómo va a hacerlo o qué más le va a exigir a España en caso de que sea rescatada. La presión es máxima. Y para que no se note la tensión, este lunes el Eurogrupo ha sido más político que otra cosa.

Por un lado, el Eurogrupo le ha dado un tirón de orejas al Gobierno de Mariano Rajoy y le ha recordado al ministro De Guindos que está prohibido salirse un milímetro del camino que está atravesando.

Los países de la eurozona han pedido este lunes a España que aplique "estrictamente" las medidas de consolidación necesarias para cumplir los objetivos de reducción del déficit pactados con la UE y que mantenga el impulso en materia de reformas estructurales. ¿Significa esto nuevas reformas?

Se acabó la austeridad

Antes de que iniciara a las cinco de la tarde la reunión de los ministros de Economía y Finanzas, Luis de Guindos aseguró a los medios que el camino de la austeridad ha finalizado. Que ya no va a haber más ajustes. Algo más de seis horas más tarde, las caras ya no eran las mismas y el mensaje tampoco.

El tirón de orejas era claro, pero ha sido con cierto ‘cariño’. Un tira y afloja. “"Animamos a las autoridades españolas a continuar el impulso reformista de manera decidida. Animamos al Gobierno español a continuar aplicando estrictamente la estrategia de consolidación fiscal", ha dicho el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, en rueda de prensa al término del encuentro.

El ‘rescate’ queda aparcado


Durante la extensa reunión, la palabra rescate no se ha oído en ningún momento, ha asegurado Juncker que se ha limitado a dar un nuevo voto de confianza a De Guindos porque las reformas realizadas hasta ahora cumplen el guión establecido por la zona euro.

"No hemos abordado la necesidad de que pueda haber o no un plan de rescate para España. No ha sido un elemento de nuestro debate", ha insistido. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, aseguró al inicio de la reunión que España no necesitaba ningún tipo de rescate o ayuda financiera.

El ministro Luis de Guindos ha conseguido, de momento, evitar pedir el rescate pero algunos de sus homólogos no se lo han puesto fácil ya que no se creen las cifras de España, sobre todo las referidas al déficit del 4,5% para el próximo año.

Presupuestos, a la espera


El Eurogrupo ha dejado para el próximo 7 de noviembre el pronunciamiento sobre los presupuestos de 2013 de España. Prefiere esperar al análisis exhaustivo que está realizando la Comisión Europea. Hasta entonces no se conocerá la postura real de la zona euro respecto a España y su posible rescate. De momento, quién no se cree las cifras es el FMI.

Uno de los aspectos positivos de la reunión, además de no verse obligado a pedir la ayuda, es que los ministros económicos de la eurozona han felicitado a De Guindos por el informe de Oliver Wyman y las necesidades de capital de la banca española.

El Eurogrupo está "confortado" por el hecho de que el déficit total de capital de los bancos españoles es inferior a 60.000 millones de euros, cifra que está "muy por debajo" de la asistencia financiera de hasta 100.000 millones de euros prometida. Algo es algo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad