El Estado perdería 16.300 millones si privatizara Bankia ahora

stop

El banco público reduce el valor en bolsa; la capitalización cae a 6.700 millones contra los 23.000 invertidos en el rescate

José Ignacio Gorigolzarri, durante un consejo de Bankia.

24 de junio de 2013 (20:25 CET)

España apenas recuperaría unos 7.000 millones de los 23.000 invertidos en Bankia. Al menos si tomamos como vara de medir el dictado de los mercados, que vuelve a penalizar la acción después de unos días de normalidad, y si se procediera hoy a la privatización del banco por esa vía.

Un día antes de la junta de accionistas que se celebra este martes en Valencia, las alertas han vuelto a sonar en las torres inclinadas que albergan a Bankia.

Las caídas han vuelto a los dos dígitos (-12,69%). Desde el 4 de junio, los cambios más acentuados fueron dos descensos próximos al 3% y una subida del 3,4%. El resto de jornadas ha sido relativamente tranquilo con una tendencia rectilínea en el rango de los 0,8 euros.

Capitalización

Las acciones cerraron la cotización del lunes a 0,58 euros. El valor en bolsa superó por muy poco los 6.700 millones. Pero esta vez, la pérdida tiene el origen en algunas causas ajenas a la entidad que preside Ignacio Goirigolzarri. Hay que volver la vista más allá del Atlántico. La confirmación de la próxima retirada de los estímulos monetarios en Estados Unidos ha disparado la aversión al riesgo.

Las posiciones a corto plazo, es decir los especuladores, han salido de la bolsa. Además de arrastrar a Bankia, se han llevado por delante al Ibex, que este lunes firmó el peor día en nueve meses. Fue la cuarta jornada de retrocesos y bajó un 2% adicional.

Víctima colateral


Otra víctima colateral del movimiento es un enfermo que salía de la UCI: la deuda pública española. Las ventas han disparado la rentabilidad exigida al bono español a diez años hasta el umbral del 5%, y la prima de riesgo se afianza por encima de los 300 puntos básicos.

Dividendo

A pesar de los indicadores en bolsa, el Estado espera rentabilizar los 23.000 millones por otras dos vías. La más inmediata será el cobro de dividendos contra resultado. La segunda alternativa será la desinversión, a largo plazo. Las previsiones de Bankia son retribuir a los accionistas en 2015 con las ganancias que teóricamente se obtendrán en 2014.

El director financiero de Bankia, Leopoldo Alvera ha asegurado a Bolsamanía que la salida de Bankia de manos del Estado “dependerá de la capacidad de generación de valor del banco y, a partir de ahí, decidirá”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad