El drama de Ferrolterra saca a 10.000 personas a la calle

stop

La defensa del sector naval moviliza a la comarca en una protesta multitudinaria

Protesta de los trabajadores de Navantia | EFE

30 de marzo de 2014 (14:21 CET)

Las movilizaciones para demandar carga de trabajo en Navantia Ferrol han adquirido desde hace tiempo un carácter global. La crisis del sector, eje económico de la comarca de Ferrolterra, ha disparado el paro, ha provocado un dramático descenso de la población y ha empobrecido de manera brutal a los ciudadanos. El barrio viejo de Ferrol tiene la mitad de sus edificios deshabitados y en ruinas, imagen que se ha postulado como emblema de la crisis de la ciudad, de la mano con las multitudinarias manifestaciones promovidas por la plantilla de los astilleros.

La última, este domingo, ha reunido a cerca de 10.000 personas. Y el mensaje del sector naval fue, otra vez, global: El portavoz del Comité de Empresa de Navantia Ferrol, Ignacio Naveiras, ha alertado que "el deterioro económico, del comercio y la hostelería de la comarca está casi en un punto de no retorno si no se adoptan medidas complementarias", debido a que el sector naval es el principal eje económico de la comarca, que alcanza una tasa de paro del 30%.

Las promesas que no llegan


En este escenario, la crispación ha ido creciendo por las numerosas promesas que desde las instituciones políticas han llegado a oídos de los ferrolanos sin materializarse en hechos concretos. La tardía adjudicación del buque de Pemex, un año y varios meses después de que Feijóo anunciara un preacuerdo con PMI, alivió la dramática situación de los astilleros. Pero queda todavía por concretar el barco militar que prometió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso a comienzos de año y del que nada se sabe. Tampoco demasiado del quinto barco metanero de Gas Natural, que el mismo ministro dio casi por hecho que acabaría en Navantia.

Los trabajadores saben que hará falta más impulso que el de Pemex para devolver a Navantia Ferrol a cifras de actividad anteriores a la crisis. Y la comarca de Ferrolterra también. En la manifestación, los participantes han reclamado que se ponga fin al veto europeo a la construcción naval civil y que el PP cumpla sus promesas de construcción del dique flotante, que lleva más de un año atascado en Europa.

Buenas palabras


En la última semana, el presidente de SEPI, Ramón Aguirre, ha prometido la recuperación de Navantia, que sobrevive con un abultado agujero contable y gracias a líneas de ayudas públicas adicionales. Y también ha tenido buenas palabras sobre el proyecto del dique flotante, advirtiendo que el Gobierno está dispuesto pero que todo depende de Europa.

No por ello, los trabajadores del naval ferrolano han rebajado la presión. Con lemas como "sector naval unido vencerá", la movilización de este domingo ha servido para pedir, de nuevo, ladimisión de Mariano Rajoy y del alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad