Imagen de archivo de una protesta de afectados por la hipoteca
stop

Las inmobiliarias advierten a Pedro Sánchez que la banca repercutirá el impuesto sobre los clientes y los expulsará hacia el saturado mercado del alquiler

08 de noviembre de 2018 (06:00 CET)

La decisión de Pedro Sánchez de endosar a la banca el impuesto de actos jurídicos de las hipotecas tiene dos consecuencias a corto y medio plazo. La más obvia, que los bancos repercutirán sobre el cliente los costes adicionales del tributo, un plan que ya estaba previsto en caso de una resolución desfavorable del Tribunal Supremo. La otra, que el encarecimiento de las hipotecas expulsará a más ciudadanos hacia el mercado del alquiler, ya tensionado por la subida de precios en los núcleos urbanos y la contracción de la oferta.

Esta es la reflexión que hacen desde la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias después del “desaguisado” provocado por el impuesto a las hipotecas y la criticada rectificación del Supremo, a quien incluso el presidente del Gobierno invitó a reflexionar sobre “su credibilidad”.

La carga acabará recayendo en los ciudadanos

La patronal inmobiliaria respalda el decreto de Sánchez, pues entiende que “es coherente” que sea la entidad financiera quien asuma el tributo. Además, indican, las hipotecas “tienen un gravamen fiscal muy elevado por lo que contribuiría al reparto de gastos entre el usuario y el banco”, razonan.

Sin embargo, temen que se quede en un “brindis al sol”. “Esto será solamente un engaño si no se toman medidas para que la banca no repercuta el impuesto sobre los hipotecados”, explica el presidente de Fegein, Benito Iglesias. A juicio de la entidad, los bancos recurrirán al diferencial del euríbor para trasladar los costes al cliente.

“Estaremos muy atentos a la evolución de los diferenciales, porque es probable que en diciembre ya se haya aplicado el encarecimiento, pues se va a hacer por esa vía. Si esto no se evita, la medida tomada por el Gobierno se quedará en un brindis al sol”, insiste Iglesias.

Más saturación en el mercado del alquiler

El problema no es solamente quien paga el tributo, sino quien puede asumir hipotecas más caras. “Al subir el diferencial, habrá un mayor porcentaje de personas que no puedan acceder a la hipoteca, porque el sueldo es el que es. Si hay menos opciones de tener una vivienda en propiedad, hay también más personas que se van a derivar al mercado del alquiler”, razonan en Fegein.

Este trasvase incrementaría, indican las inmobiliarias, los problemas que están experimentando principalmente las ciudades, donde se ha producido un incremento de la demanda de arrendamiento por la movilidad laboral, la contracción de los salarios y las dificultades para acceder al crédito.  Al mismo tiempo, la proliferación de pisos turísticos ha contraído la oferta e incentivado la subida de precios. “La subida de las hipotecas puede ser especialmente problemática en Galicia y para los jóvenes porque las ciudades concentran la gran mayoría de la población y la gran mayoría de las operaciones”, apunta Benito Iglesias.

Exigen reformar la ley hipotecaria

“No conseguimos modificar la ley hipotecaria en ocho años de crisis y decidimos quien debe pagar un impuesto en una mañana”, se lamenta Iglesias recuperando una de las viejas demandas de Fegein, la reforma de la ley hipotecaria.

Para la patronal, el caos generado por el pago del impuesto de las hipotecas evidencia una vez más la necesidad de “adaptar la normativa a la realidad actual de la sociedad española y subsanar este tipo de defectos”. “Después de ocho años de brutal crisis, seguimos con una ley obsoleta que ni contempla la dación en pago”, asevera Fegein.

Hemeroteca

Pedro Sánchez
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad