El Bundesbank carga contra el salvavidas público al Monte dei Paschi

stop

El presidente del banco central alemán advierte que la intervención del Estado sólo ha de contemplarse ''como último recurso y bajo un listón muy alto''

Economía Digital, con información de EFE

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, a su llegada a una rueda de prensa en Fráncfort (Alemania), en febrero de 2016. EFE/Arne Dedert
El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, a su llegada a una rueda de prensa en Fráncfort (Alemania), en febrero de 2016. EFE/Arne Dedert

Barcelona, 26 de diciembre de 2016 (17:19 CET)

La ortodoxia alemana carga de nuevo contra las decisiones que llegan desde el sur de Europa. El presidente del banco central germano (Bundesbank), Jens Weidmann, advierte a Italia sobre las consecuencias de rescatar con dinero público al Monte dei Paschi (MPS), tercera entidad del país con graves problemas de liquidez desde hace meses.

Weidmann pide "analizar minuciosamente" la situación del banco italiano antes de actuar. También recordó que el uso de capital público para un rescate bancario sólo debe activarse "como último recurso".



Para Weidmann, uno de los principales exponentes de la ortodoxia monetaria en el continente –además de presidir el Bundesbank forma parte del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE)--, las nuevas normas comunitarias dan prioridad "a la protección del contribuyente", mientras que es papel de los inversores "asumir su responsabilidad" en el futuro de la entidad.

"Los fondos públicos solo se contemplan como último recurso y bajo un listón muy alto", argumenta el máximo mandatario del Bundesbank en declaraciones al diario Bild. Weidmann pide analizar la situación del MPS para vigilar que el dinero que se inyecte no sea utilizado para "cubrir pérdidas".

Riesgo sistémico

El banco se dispone a solicitar la ayuda del Estado para tratar de paliar sus graves problemas de liquidez, tras fracasar la semana pasada una ampliación de capital por 5.000 millones de euros ante el escaso interés suscitado entre los inversores privados.



La entidad supone un riesgo para el sistema bancario italiano. El Gobierno del país aprobó recientemente un decreto con el que dispondrá de 20.000 millones de euros para inyectar en bancos con problemas de solvencia.



Por el momento se desconoce cuánto dinero necesitará el MPS de los fondos puestos disposición por el Gobierno y, por tanto, se desconoce en qué medida aumentará la participación del Estado en la entidad, de la que ya posee el 4%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad