El Banco Pastor movió 1.200 millones de la trama Gürtel desde A Coruña, según Hacienda

stop

La Agencia Tributaria informa al juez del caso de los movimientos desde la oficina principal y de que la entidad, ahora en la órbita del Popular, incumplió "gravemente" la ley antiblanqueo

Sede del Banco Pastor en A Coruña, propiedad de la Fundación Barrié

en A Coruña, 29 de marzo de 2016 (12:34 CET)

Entre 2006 y 2010 dos sociedades de la trama Gürtel tuvieron movimientos en sus cuentas de la oficina principal de A Coruña del Banco Pastor por importe de 1.233 millones de euros. Un informe de la Agencia Tributaria remitido al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional así lo confirma. La Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif) ha detectado "serios indicios de que el Banco Pastor podría haber incumplido gravemente varias de las obligaciones de prevención del blanqueo de capitales".  

El informe remitido al juzgado detalla las relaciones mantenidas entre el banco, ahora integrado en el Banco Popular, con dos de sus clientes, la sociedad uruguaya Belfast Link y la argentina Eves, en cuyas cuentas se ha descubierto un "elevadísimo volumen de fondos", según el escrito. Solamente entre 2006 y 2010 las entradas y salidas de fondos anotadas en las cuatro cuentas que Belfast Link y las dos que Eves tenía en la oficina principal de A Coruña de la entidad alcanzaron una suma total de 1.233 millones de euros.  

Registro de la sede coruñesa  

Los requerimientos al banco para que informara sobre las transferencias detectadas a una de las cuentas por uno de los imputados en el caso Gürtel, el empresario Amando Mayo Rebollo, a través de la sociedad Zorak Associated, no tuvieron respuesta hasta julio de 2015, cuando el juez ordenó el registro de la oficina principal y sede del banco, en el Cantón Pequeño, en A Coruña.  

Hacienda ha concluido, según el informe presentado ante el juez, que operativa del Banco Pastor consistía "en servir de mero puente entre unos fondos que procedían tanto de cuentas abiertas, principalmente en el extranjero, y también en España, para inmediatamente o muy poco después, canalizar tales fondos a otras personas y sociedades localizadas mayoritariamente en el exterior". Los "ordenantes y beneficiarios y los países de origen/destino de los fondos fueron muy numerosos", según el escrito de la Agencia Tributaria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad