El Banco Gallego busca comprador contrarreloj para evitar la amenaza del Frob

stop

La junta general, que aprobó la operación acordeón con el voto en contra de los minoritaros, abre la puerta a una nueva ampliación de capital en un año

Oficina del Banco Gallego

29 de enero de 2013 (22:29 CET)

El Banco Gallego peleará para evitar su nacionalización después de que la mayoría accionarial del Fondo Reestructurado de Ordenación Bancaria (Frob) sirviese para aprobar en junta general una operación acordeón con la que el organismo espera hacerse con el 100% de la entidad para posteriormente venderla.

De hecho, una vez acabada la junta extraordinaria de accionistas, celebrada este martes en un hotel de Santiago de Compostela, la dirección de la entidad trasladó a los sindicatos que mantiene negociaciones con un comprador que, de hacerse con el banco, conservaría la marca de este en Galicia. “Si efectivamente esto es cierto sería la mejor noticia que nos pueden dar a los trabajadores, porque significaría muchos menos despidos que si el Frob nos nacionaliza y nos subasta”, indicaron varios delegados sindicales a Economía Digital.

Dos ampliaciones de capital

De momento, lo único cierto es que el Frob --valiéndose de la mayoría accionarial del 49,85% de Novagalicia-- ha sacado adelante una reducción y posterior ampliación de capital de la entidad por 170 millones de euros. Una operación acordeón por medio de la que pretende hacerse con el control total de la entidad que preside Juan Manuel Urgoiti tras inyectar 80 millones.

Sin embargo, semeja que el organismo que preside Fernando Restoy ha dejado una puerta abierta a los inversores minoritarios. Según informó el Banco Gallego en una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), además de la aprobación de la operación acordeón con una ampliación prevista de 170 millones de euros, se autoriza otra ampliación de capital por importe de 193 millones de euros que debería ejecutarse, en su caso, en el plazo de un año y para la que se ha delegado en el consejo de administración.

Una puerta abierta


Si efectivamente, como asegura la dirección de la entidad, el Banco Gallego mantiene negociaciones con posibles nuevos inversores podría evitar su subasta gracias a estas dos ampliaciones de capital a las que podría acudir. Es decir, la entidad dispondría de un año de margen.

Con todo, en este nuevo proceso de ampliación de capital el Banco Gallego ya no podrá contar con Novagalicia ya que su participación está controlada por el Fondo de Reestructuración Bancaria.

Indignación de los inversores

Pero, más allá de las vías que deja abiertas el Frob, los movimientos del organismo dependiente del Banco de España no han gustado nada a los inversores minoritarios que, de hecho, han votado en contra de la operación acordeón. Ahora, al igual que ocurrió con los inversores gallegos de Novagalicia, la reducción de capital deja a cero la participación en el Gallego de fortunas como el propio Urgoiti, Epifanio Campo, Javier Ungría o el gigante textil Inditex.

Algunos de los inversores llegaron a sugerir la posibilidad de que sus acciones mantuviesen algún valor, aunque reducido, en vez de dejarlas a cero. Sin embargo, el Frob se mantuvo inflexible, lo que generó una considerable tensión a lo largo de las dos horas durante las que se prolongó la junta.

Pérdidas acumuladas de 275 millones

El ambiente ya estaba caldeado debido a la última comunicación del Frob, en la que avisó de que podría proceder a la venta parcial o total de la entidad, una vez la controlase, sin necesidad de obtener el consentimiento de los inversores minoritarios.

El orden del día de la junta incluía también la aprobación del balance cerrado de la entidad a 31 de diciembre de 2012, que revela unas pérdidas acumuladas de 275,6 millones de euros y un déficit patrimonial de 9,1 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad