El arbitraje se queda a medias

stop

Asociaciones de afectados denuncian que clientes de NCG con varias cuentas con preferentes o subordinadas sólo han recuperado la inversión de una de ellas

Concentración de afectados por las preferentes en Ourense / EFE

17 de junio de 2013 (21:07 CET)

Este lunes finalizó el plazo. El proceso para admitir solicitudes de arbitraje de los afectados por preferentes y subordinadas de Novagalicia Banco dio paso al período para canje y liquidez. Las asociaciones de afectados critican que el proceso arbitral no sólo no ha solucionado todos los casos. En algunas ocasiones, además, lo ha hecho a medias.

Los datos que maneja la entidad dicen que en torno a 19.200 personas nunca llegaron a aceptar acogerse al arbitraje, mientras que 19.800 no vieron aceptada su solicitud. Su estimación es que cuando se dejen de celebrar laudos, 36.200 clientes habrán recuperado todos sus fondos. Pero no todos piensan lo mismo.

Las asociaciones de afectados denuncian que los datos no son correctos. Aseguran que el arbitraje se ha quedado “a medias” para muchos clientes. Según indican desde Adicae, una de las principales asociaciones de apoyo a los afectados por estos productos, “existe un considerable número de clientes que poseían varias cuentas de ahorro atrapadas con preferentes y subordinadas”. A pesar de tratarse del mismo titular, NCG no ha devuelto la totalidad de su inversión a estos clientes por medio del proceso arbitral.

El expediente con menor importe

“Los datos no son del todo fiables por casos como estos. Muchos de los afectados con más de una cuenta denuncian que los han llamado para el arbitraje del expediente con menor importe invertido”, explican desde Adicae Vigo.

Desde la Asociación de Usuarios de Bancos y Cajas explican que hasta que no acabe todo el proceso arbitral no tendrán un balance definitivo. “En varios días podremos actualizar los datos. Lo cierto es que este fin de semana se han incrementado mucho las llamadas de afectados que se encontraban en esta situación y veían como sus posibilidades de recuperar todo lo invertido se apagaban”, indican.

NCG lo minimiza

Ya a principios de año, los datos de Adicae en Pontevedra (una de las zonas más tocadas por la comercialización de preferentes en los años de las antiguas cajas) revelaban que el 29% de los afectados había sido llamados a participar en proceso de arbitraje, aunque un 15% de estos poseían otra cuenta con inversión atrapada en productos híbridos.

Desde NCG minimizan la situación y explican que el número de afectados en esta situación no es significativo. También recuerdan que fue la Comisión de Seguimiento de Instrumentos Híbridos de Capital y Deuda Subordinada la que acordó hace unos meses que los inversores con menos de 10.000 euros tuviesen prioridad en el arbitraje.

Demandas judiciales

Mientras, continúan los procesos judiciales. Tanto el propio banco como la justicia gallega tienen claro que el fin de los procesos arbitrales y el inicio del proceso de canje se traducirá en un aumento de las demandas. Por el momento se han presentado 1.250 contra el banco, y NCG no descarta reforzar sus servicios jurídicos.

La mayoría (1.088) están en curso, mientras que 113 ya han tenido una sentencia favorable para el cliente y 49 dieron la razón a la entidad. Un total de 83 autos son firmes y NCG ya ha recurrido sentencias en su contra.

Novagalicia también recurre

Según Europa Press, fuentes de la entidad indican que tras un primer período en el que basaron su estrategia en acatar los dictámenes de la justicia, ahora buscan “la defensa de sus intereses”.

NCG da sus argumentos y sostiene que 13.650 personas, un 35% de los clientes minoristas con participaciones preferentes y obligaciones subordinadas que no recuperarán sus ahorros mediante el arbitraje verán resarcido por encima del 100% su inversión inicial. Hacen esta argumentación en base a los intereses que recibieron mientras estuvo vigente su contrato.

Siguen las protestas

También continúan las protestas de los afectados, que amenazan con recrudecerse. NCG tenía la intención de reabrir este lunes, coincidiendo con el fin del período para solicitar el arbitraje, la oficina que cerró en Moaña, precisamente por las protestas de los preferentistas.

A última hora de ayer, NCG envió una nota en la que explicaba que “intentó abrir al público su oficina principal en Moaña para reanudar la atención a sus casi 9.000 clientes”, aunque la sucursal, finalmente, tuvo que permanecer cerrada. “La concentración de un grupo de personas impedía garantizar la prestación del servicio en las debidas condiciones de seguridad”, zanjó.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad