Economía cree que el brexit puede condicionar el acuerdo comercial entre Europa y Estados Unidos

stop

El Reino Unido era uno de los países defensores del tratado de libre comercio, y ahora la UE puede tener una postura menos flexible con este acuerdo

Luis de Guindos, ministro de Economía. / Reuters

Barcelona, 03 de julio de 2016 (15:20 CET)

Se asoma una nueva turbulencia por el "brexit": el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) está en peligro de derrumbarse, según analizan fuentes del Ministerio de Economía.

El Reino Unido era uno de los Estados defensores de este tratado, que pretende reducir las barreras comerciales entre Europa y Estados Unidos. Con su salida del bloque de la UE, la balanza se inclina a favor de aquellas naciones que no ven con buenos ojos abrir las puertas al todopoderoso comercio estadounidense.

Además, la Unión pierde fuelle como contraparte en la negociación, porque una cosa es presentarse como una unidad sólida (pese a las diferencias internas), y otra es sentarse a la mesa cuando uno de sus miembros deja el bloque.

La oposición de Francia avanza varios casilleros

Las negociaciones para poner en marcha el TTIP está estancada hace meses, por la activa posición de diferentes organizaciones no gubernamentales que advierten de los perjuicios que puede traer a la economía europea este acuerdo. Mientras que Alemania, así como España, están a favor del tratado, Francia encabeza la coalición de naciones opositoras.

Para el director internacional de la Cámara de Comercio de España, Alfredo Bonet, la UE tendrá que reajustar sus posiciones en las negociaciones, y revisar sus propuestas, "lo que exigirá más debates, procedimientos y trámites en los próximos meses", dijo a Europa Press. Pero apunta que la Unión no puede detener la marcha de las negociaciones por más que Gran Bretaña abandone la UE.

Para Raymond Torres, director de Coyuntura y Estadísticas de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), el TTIP "se encuentra en graves dificultades", y estima que sin el Reino Unido en la mesa, la UE tendrá una postura menos flexible y más exigente.

De todas maneras –indica-, el mayor peligro para la puesta en marcha del TTIP no está tanto en la estabilidad de la UE, sino en qué puede pasar en la Casa Blanca, en caso de que Donald Trump sea elegido presidente de los Estados Unidos.

Lagarde llama a la UE a ponerse en marcha

En tanto, la presidente del FMI, Christine Lagarde, instó a la UE a que se pongan en marcha aquellos proyectos que el Reino Unido bloqueaba. En una conferencia en los Encuentros Económicos de Aix-en-Provence (Francia), Lagarde reflexionó sobre "tantas cosas que he escuchado una y otra vez a los comisarios europeos decir que no se podían hacer a causa de los británicos" y que cuando dejen de estar "sentados en la misma mesa" deberían emprenderse.

La titular del organismo financiero dijo que es fundamental que los demás países resuelvan el dilema del "brexit" cuanto antes. Pero recordó que el proceso puede durar al menos dos años, y hasta ese entonces, Gran Bretaña seguirá conservando sus obligaciones y contribuciones financieras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad