Deutsche Bank suspende la venta de su negocio en España

Deutsche Bank hace esperar a Crédit Mutuel

stop

Deutsche Bank negocia la venta de su negocio en España con Crédit Mutuel pero no pierde la esperanza de que llegue una oferta que cumpla con sus expectativas

Barcelona, 15 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

La venta del negocio minorista de Deutsche Bank en España, que ha nombrado proyecto Sidney, se está alargando más de lo que se preveía. Al fin y al cabo, se trata de una entidad con 230 oficinas y una plantilla de 2.600 personas. Ahora, por fin, hay negociaciones firmes con una entidad, el grupo francés Crédit Mutuel. Pero sin prisas: el grupo alemán ha abandonado las urgencias y no pierde la esperanza de que otro banco llegue a los 700 millones de euros que anhela.

Deutsche Bank negocia en exclusiva con Crédit Mutuel, según explicaron fuentes financieras. Varios bancos se acercaron al alemán, como es habitual en estos casos, pero pocos se interesaron realmente. ING, BBVA y Abanca fueron algunos de los que preguntaron, pero, a la hora de la verdad, no dieron el paso. Caixabank y Sabadell, que suelen mirárselo todo, no llegaron a interesarse, según apuntan otras fuentes.

En cambio, para Crédit Mutuel la operación tiene sentido, por eso pujó con una oferta de entre 500 y 600 millones de euros. El banco francés hace tiempo que quiere crecer en el mercado español, para lo que se alió con el Popular en Targobank. La crisis del Popular truncó esos anhelos, pero Crédit Mutuel se quedó el 100% de Targobank, que ahora quiere hacer crecer: con las oficinas de DB, casi triplicaría su red.

Crédit Mutuel ofrece menos de 600 millones por Deutsche Bank España, que quiere algo más

Por tanto, el banco francés es el principal favorito para quedarse con DB España, pero el banco alemán se deja querer. La oferta de Crédit Mutuel no llega a los 700 millones de euros que quiere el alemán, por lo que negocia sin prisa. Tiene la esperanza de que, con la recuperación del sector y mientras no haya nuevos bancos en el aparador para que los grandes sigan creciendo, algún otro banco se les acerque con una oferta mejor.

DB ya no tiene las prisas del inicio. Los problemas de la matriz le llevaron a impulsar desinversiones, pero la ampliación de capital que llevó a cabo en el primer semestre alivió sus urgencias, por lo que no le importa esperar si puede conseguir algo mejor. De hecho, la principal prueba de que no tienen prisa y que todavía son viables es que la cúpula en España ha presentado un plan de continuidad del negocio a Frankfurt, parece ser que sin éxito.

Deutsche Bank negocia en exclusiva con Crédit Mutuel pero no tiene prisa

La opción de que se acerque un gran banco, como el BBVA, sigue siendo golosa, aunque la plantilla no quiere ni oír hablar de ello. Una entidad de este tamaño compraría DB España por los clientes, pero no necesita ni la red ni los empleados. En cambio, un banco pequeño que quiere expandirse, lo necesita todo (excepto alguna posible duplicidad).

Pero la realidad es que los grandes bancos ven DB España poco atractivo, como adelantó este medio. La razón, que solo les interesan los clientes –oficinas les sobran–, pero existen dudas de que el cliente tipo de Deutsche Bank aquí, que es alguien que diversifica entre banca española y extranjera, le interese pasar a un gran banco español.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad