La mitad de los clientes del Popular afectados por la quiebra han aceptado ya los bonos de compensación del Santander. ED-Archivo

Deloitte admite que necesitaba al menos un mes más para evaluar al Popular

stop

La auditora que valoró el banco reconoce un “alto grado de incertidumbre” sobre su informe y que no tuvo acceso a información “crítica”

Economía Digital Galicia

La mitad de los clientes del Popular afectados por la quiebra han aceptado ya los bonos de compensación del Santander. ED-Archivo

en A Coruña, 02 de febrero de 2018 (14:31 CET)

Fue una contrarreloj para Deloitte. La delicada situación de liquidez del Banco Popular obligó a la consultora a emitir su informe de valoración sobre la entidad en tiempo récord, insuficiente para lograr una radiografía exacta del estado de salud del banco. Así lo reconoce la propia Deloitte, que advierte en el documento de que no tuvo acceso a "cierta información crítica" y de que el informe cuenta con un "alto grado de incertidumbre" y es "provisional".

La firma también explica que la mayoría de la información de la que disponía eran datos del 31 de marzo de 2017.Hizo la evaluación en doce días, un plazo, a su juicio, “extremadamente corto”, pues “un proyecto de esta naturaleza requiere al menos seis semanas”.

El informe acabó otorgando un valor al Popular situado entre los 1.300 millones en previsiones optimistas y de 8.200 millones en negativo en el peor escenario. La estimación conservadora indicaba que el banco valía -2.000 millones.

La JUR defiende la venta del Popular por un euro en base a un informe hecho a contrarreloj y con un "alto grado de incertidumbre"

El análisis de Deloitte, desvelado parcialmente este viernes por la Junta Única de Resolución, debía servir de base al organismo para evaluar las ofertas por el banco, que en una operación relámpago acabó en manos del Santander por un euro.

La JUR defiende que en el escenario de pérdida acelerada de liquidez del Popular debido a la fuga de depósitos es adecuado emitir una valoración provisional, como sucede con el informe de Deloitte. Sobre una valoración base de -2.000 millones, la oferta de un euro del Santander era razonable.

La falta de solidez del informe, reconocida por la propia consultora, así como la valoración de los activos, da nuevos argumentos a los inversores atrapados en la caída del Popular que han emprendido la vía legal para recuperar su dinero. 

Hemeroteca

Banco Popular
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad