De Guindos prepara la sustitución de los presidentes de CatalunyaCaixa y Novagalicia

stop

BANCA

Castellano, De Guindos y Todó / EFE

09 de mayo de 2013 (10:07 CET)

El ministro de Economía, Luis de Guindos (IND), ha ordenado el relevo de los presidentes de CatalunyaCaixa, Adolf Todó, y Novagalicia, José María Castellano.

El Gobierno inició los sondeos con profesionales del sector hace unos días. Quiere sustituir las cúpulas directivas en ambas entidades, participadas por el Estado, para facilitar su coordinación con Bankia.

El presidente del banco impulsado en su día por Caja Madrid, Ignacio Goirigolzarri, presidirá un nuevo comité de dirección conjunto. Se encargará de coordinar las estrategias para las tres entidades. En ese nuevo órgano de gobierno se incorporarán los sustitutos de Todó y Castellano.

Primeros nombres

El proceso más avanzado afecta a CatalunyaCaixa. La Vanguardia señala como nuevo presidente de la entidad, que perdió 14.000 millones en 2012, a Carlos Pla. Se trata del ex presidente de Caja Sur y tiene la confianza tanto de Economía como del Banco de España.

El fondo público que gestiona los bancos rescatados, el Frob, le entregó las riendas de la entidad andaluza tras asumir el control.

Los relevos al más alto nivel se producirán en los próximos días. El Banco de España y el ministerio han recibido el informe encargado a la consultora Mckinsey sobre cómo coordinar Bankia, CatalunyaCaixa y Novagalicia sin violar la directriz europea que prohíbe la fusión.

Gestión coordinada


El regulador presidido por Fernando Restoy analiza el contenido de la propuesta y mandará sus sugerencias, si las hubiera, a De Guindos la próxima semana. Con estas enmiendas se aprobará el plan final. Goirigolzarri tomará el control efectivo de esta suerte de grupo financiero sin abandonar la presidencia de Bankia.

La coordinación estratégica de las tres entidades es el paso previo a la reanudación de las subastas para privatizar las participaciones del Frob. El fondo público es el accionista mayoritario en los tres casos.

Banco puente

Mckinsey recomienda la creación de un banco puente para terminar la limpieza de los balances de CatalunyaCaixa y Novagalicia. A pesar de que transfirieron los activos inmobiliarios al banco malo, Sareb, la gran banca privada detectó riesgos en hipotecas y pymes que generarán pérdidas considerables en el futuro, particularmente en la caja catalana.

Los préstamos dudosos distribuidos por CatalunyaCaixa podrían generar pérdidas inmediatas de 1.500 millones más.

Los auditores creen que vaciando los balances en el banco puente se podrían reactivar los procesos de venta. La misión de Goirigolzarri y de los nuevos presidentes será máximizar el negocio financiero con el corsé impuesto por Bruselas a cambio de los rescates.

Las tres entidades deberán concentrarse en prestar servicios clásicos de cajas de ahorros y reducir su presencia a sólo los territorios naturales.

Sin comunicación oficial


Ni el gobierno catalán ni el gallego han sido informados de los planes del ministerio respecto a los presidentes de CatalunyaCaixa y Novagalicia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad