De Guindos pacta la fecha para activar el 'rescate total' de España

stop

Gobierno y Eurogrupo tardan un mes en atar las primeras condiciones y el calendario

De Guindos tras el Ecofin que ha fijado las condiciones del rescate

07 de agosto de 2012 (20:34 CET)

El gobierno español asumió hace semanas que necesitará la ayuda de los socios europeos para evitar la declaración de bancarrota. Tomada la decisión de acudir al amparo internacional, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, encargó al ministro de Economía, Luis de Guindos, que negociara las condiciones del rescate total con el Eurogrupo, administrador de la zona del euro.

Las conversaciones empezaron a finales de junio y ya están muy avanzadas. Rajoy tiene el primer borrador que recoge las condiciones y el calendario de la intervención y ha empezado a actuar en consecuencia.

Si el país aguanta, cómo parece, el fondo de rescate europeo comprará deuda soberana española en octubre, cuando vencen 32.000 millones sin contar intereses. A cambio, España recortará 90.000 millones entre 2013 y 2014, totalizando la reducción presupuestaria, que incluye los actuales tijeratazos, en 100.000 millones. Como garantía previa, la Comisión Europea ya analiza el documento enviado por España el viernes y que explica cómo Rajoy aplicará este dramático ajuste.

Oxígeno


El Gobierno se ha comprometido a realizar recortes adicionales a los aprobados, entre incremento de ingresos --impuestos-- y reducción de gastos, de 13.118 millones en lo que queda de año, 39.000 millones en 2013 y 50.100 millones en 2014. En caso de cumplirse los objetivos, supondrían 102.149 millones de euros menos en tres años, en torno al 10% del PIB. Durante le bienio, el país se garantizaría el respaldo del Eurogrupo.

Sin embargo, agosto y septiembre se destinarán a pulir los detalles finales del pacto, siempre que los mercados secundarios no presionen más.

En los últimos días, el diferencial con el bono alemán, la prima de riesgo, ha caído hasta niveles de 540 puntos básicos, desde los 600. Además, el oxígeno parece suficiente para España hasta la inyección europea: entre agosto y septiembre hay que cubrir 15.000 millones en vencimientos, cifra asumible por el Tesoro Público gracias a las últimas subastas, cerradas con unos tipos de interés récord pero con éxito de demanda y cobertura.

Deberes hechos

Durante las conversaciones, España ha defendido que ya ha cumplido con las recomendaciones económicas de Bruselas antes de recibir el dinero. Por ello ha probado sin éxito que el Banco Central Europeo actúe de oficio para evitar el desgaste político de la petición formal de ayuda. De Guindos está convencido de que los pasos para acceder a los fondos europeos ya están dados y ha intentado convencer a los socios de ello.

Sin embargo, se ha impuesto la teoría del Bundesbank, que considera incapaz al regulador monetario para contener, en solitario, la crisis que sufren tanto España como Italia.

La hoja de ruta germana, seguida por Finlandia y otros socios del ala más reticente a la ayuda a cambio de condiciones blandas, prevé reservar al BCE para contener los ataques contra Italia una vez se ejecute la compra de deuda española por los fondos de rescate comunitarios.

Desgaste


Ahora, una vez decidido el mecanismo, las esperanzas de España pasan por que Europa apenas exija más condiciones a las ya asumidas --como la subida del IVA o la supresión de la paga de Navidad para funcionarios-- o anunciadas --como los recortes adicionales hasta 2014, presentados por Moncloa este viernes-- y pueda vender la maniobra como una operación financiera sin condiciones macroeconómicas no conocidas por la sociedad española.

Y es que además de la solvencia del país, está en juego el capital político del gobierno y del partido (PP) que lo sostiene en las Cortes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad