De Guindos coloca en el Banco de España a su relevo para Mafo

stop

El Consejo de Ministros nombrará a Luís María Linde consejero del Banco de España en sustitución de un representante apadrinado por Solbes. Se reproduce, de esta manera, la secuencia que aupó a Caruana y Ordóñez hasta la dirección del regulador bancario

El ministro de Economía, Luís de Guindos en una conferencia

22 de mayo de 2012 (13:39 CET)

Luís de Guindos propondrá al próximo Consejo de Ministros el nombramiento de Luís María Linde, ex director general del Banco de España, como consejero de la institución.

De esta manera, el Gobierno inicia el relevo de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el cuestionado Mafo, como responsable del regulador bancario. El mandato del actual gobernador acaba el 12 de julio.

Linde ha ocupado varios cargos, además de en el propio Banco de España, en el Banco Central Europeo y en el Banco Interamericano de Desarrollo. Sustituirá a Vicente Salas, consejero que fue nombrado por el ex ministro Pedro Solbes hace seis años.

Perfil deseado

El mandato de Salas expira el 31 de mayo por lo que este viernes el Ejecutivo podría incorporar a Linde al órgano que gestiona el Banco de España.

Fuentes próximas al Ministerio de Economía recuperan las declaraciones públicas de su responsable para señalar que Linde concuerda con el perfil que encaja en los planes de De Guindos. Además de tener la solvencia profesional necesaria, es un hombre de reconocido prestigio en la esfera internacional y no tiene ningún vínculo político.

Relevo

Hasta la fecha, Mafo y Jaime Caruana accedieron a los mandos del organismo regulador a las pocas semanas de ocupar los sillones del consejo. Sin embargo, en Economía recuerdan que aunque se apruebe el acceso de Linde al Banco de España, ello no significa que éste sea el candidato definitivo a gobernador.

De hecho, De Guindos ha expresado públicamente la intención de negociar con la oposición un candidato de consenso. Los retos que esperan al próximo responsable del Banco de España, con una reforma financiera en ciernes y la galopante crisis de deuda, requieren del máximo respaldo político, según varias fuentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad