Juan Carlos Escotet considera que la actuación de Maduro sobre Banesco responde a motivos políticos

La intervención de Banesco divide a los venezolanos

stop

Empresarios, universidad y la oposición a Maduro explicitan su rechazo a la intervención de Banesco

en A Coruña, 09 de mayo de 2018 (05:00 CET)

Lejos de los baños de masas de Nicolás Maduro en los actos para las elecciones presidenciales, diferentes instituciones de la sociedad venezolana han mostrado su rechazo a la intervención de Banesco, el banco de Juan Carlos Escotet, también propietario de Abanca.

Los argumentos del presidente y del fiscal general, Tarek William, vinculan al mayor banco privado del país con un mercado paralelo de divisas, alegando que Banesco permitió la especulación y la extracción de papel moneda hacia Colombia y Panamá, dañando gravemente el bolívar.

La lectura política y la económica

Pero al margen del chavismo hay todo tipo de lecturas sobre la operación Manos de Papel, algunas de ellas obvias, como la intención de impulsar el sprint electoral de Maduro en un contexto de severas dificultades económicas para el país. Otras las apuntaba este martes el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, el diputado José Guerra, quien ve la investigación como un paso previo a la nacionalización de Banesco.

El Gobierno estaría interesado en el negocio de “remesas”, los envíos de dinero del exterior, y en “el mecanismo de pago que tiene Banesco”, el más avanzado de Venezuela. No le encontraba sentido “financiero” el diputado a la intervención, pues la normativa establece que esta se produzca cuando existen problemas de solvencia. Maduro se aferra, en cambio, a la cuestión judicial.

Los empresarios se pronuncian

La de Guerra es una de las voces críticas con la actuación gubernamental que se ha alzado en los últimos días fundamentalmente en Caracas, donde tienen su sede la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) y la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

La agrupación empresarial ha emitido un comunicado alertando de la “incertidumbre” y “angustia” que genera en la población la entrada de una junta interventora en Banesco para auditar la entidad, sumado a la detención de once directivos. Utilizando el mismo adjetivo que Juan Carlos Escotet, la institución recordó que los poderes públicos deben “velar por el fiel cumplimiento del ordenamiento jurídico y dejar a un lado acciones desproporcionadas, amenazas o actuaciones que solo generan angustia y zozobra en una población, ya bastante golpeada por la actual crisis económica”.

Fedecámaras, reiterando su respeto a las investigaciones de los reguladores, exhortó al trabajo conjunto del sector público y el privado de cara a paliar las dificultades económicas del país. “La escasez de efectivo, el dólar paralelo, la hiperinflación, son consecuencias exclusivas de un modelo económico, no de las acciones de la banca ni de ningún sector privado productivo”, decía en un comunicado.

La universidad defiende a Banesco

La Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) se sumó con más énfasis a las críticas, expresando directamente su “preocupación y protesta” por la intervención del banco.  El rector, Francisco José Virtuoso, deseó que la actuación “sea revertida”, ya que genera “incertidumbre y desconcierto” en la población.

Para esta universidad, con sede en Caracas, Banesco es una institución capital en la colaboración de proyectos educativos y la concesión de becas. “Muchos son los proyectos en los que Banesco se ha involucrado con la universidad, a la que ha apoyado sin otro interés que el de contribuir con la educación universitaria en Venezuela. Al respecto, podemos citar el Programa de Becas Universitarias Banesco, que le ha permitido a cientos de jóvenes recibir una educación de calidad”, decía en un comunicado.

Tanto Fedecámaras como la Ucab reclamaron el respeto a la ley y “el ejercicio del estado de derecho”, después de que varios periodistas apuntasen a un trato vejatorio a los detenidos y de que muchos teman que la investigación acabe en una incierta nacionalización de Banesco.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad