Crisis en Kutxabank ante los supuestos pagos al ex delegado del Gobierno en Euskadi

stop

APERTURA DEL CASO JUDICIAL

El actual presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia (i), junto a su predecesor en el cargo, Mario Fernández (d)

en Barcelona, 13 de febrero de 2015 (12:20 CET)

Kutxabank intenta frenar el escándalo sobre los supuestos pagos que el ex presidente de la entidad, Mario Fernández, realizó al ex delegado del Gobierno en Euskadi, el socialista Mikel Cabieces. La actual cúpula del banco, encabezada por Gregorio Villalabeitia, denunció ante la Fiscalía que se habían abonado 243.000 euros en tres años a través del bufete Rafael Alcorta, que asesora a la entidad. 

El ministerio público ha elevado el caso a un juzgado de instrucción al observar indicios de delito y ha desatado un escándalo tanto político como empresarial. 

Críticas de la patronal 


La patronal vasca, la Confederación Empresarial de Bizkaia (Cebek), ha cargado con la forma en que la actual cúpula de Kutxabank ha gestionado la crisis. Para su presidente, Iñaki Garcinuño, "el remedio que se ha escogido para corregir un hecho irregular ha dañado más la imagen de la propia entidad que el propio acto en sí". 

Asimismo, manifiesta que el banco es una entidad privada cuyo consejo de administración y presidente son responsables de las decisiones que se adoptan. 

Comisión de investigación fracasada 


En el Parlamento de Euskadi las espadas también están en alto por el caso Cabieces. El PNV intenta justificar en la actuación de los actuales responsables del banco y la del propio Mario Fernández. Ha cerrado filas junto al PSE para evitar una comisión de investigación, tal y como han planteado Bildu y UPyD.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad