Castellano convierte a NGB en el primer banco que pide perdón a sus clientes

stop

En una campaña sin precedentes, se disculpan por los errores cometidos en el pasado, como las preferentes

Castellano y González-Bueno

13 de julio de 2012 (01:06 CET)

Novagalicia Banco hizo este jueves algo insólito que, hasta el momento, no ha tenido ningún precedente en la banca española: pidió perdón a sus clientes “por lo que se hizo mal en la anterior etapa” y, sobre todo, por “haber comercializado preferentes”.

Tanto José María Castellano como César González-Bueno, presidente y consejero delegado se disculparon este jueves por partida doble. Primero fue mediante una misiva que se publicó en algunos medios y en su página web. Luego en una rueda de prensa en Compostela en la que también aseguraron que el banco es viable y reconocieron que habían solicitado 6.000 millones de inyección pública.

Con la carta abierta comienza Novagalicia Banco una suerte de semana del perdón, que culminará el próximo jueves, con un decálogo que empieza con una declaración de que el banco “es y será solvente”, y termina con la aspiración de que la entidad se convierta “en el mejor banco nacido de una caja”.

No más preferentes

Además, un compromiso: solo venderán productos sencillos, serán sinceros y transparentes y apoyarán a las empresas gallegas, atendiendo a las necesidades de las familias, a las que darán, “con prudencia”, hipotecas y créditos de consumo.

Castellano y González-Bueno pidieron perdón por unos pecados que, de todas formas, semeja que no han cometido. La comercialización de las preferentes se fraguó en los años en los que en Galicia aún existían dos cajas y sus ventas se aceleraron en los períodos anteriores a la fusión.

Perdón por las indemnizaciones

A pesar de ello, como gestores actuales, pidieron perdón. “Pedimos perdón por haber comercializado preferentes entre los clientes que no tuviesen suficientes conocimientos financieros, causándoles así tan graves problemas”. Pero no quedó ahí la expiación. “Pedimos perdón, también por las abusivas indemnizaciones que percibieron algunos de los exdirectivos de las antiguas cajas”, indicaron en relación a esa querella que Anticorrupción ha interpuesto contra cinco ex altos cargos --uno de Caixa Galicia y cuatro de Caixanova--.

Castellano y González-Bueno quisieron hacer calar este mensaje. Ellos tomaron las riendas de la entidad en 2011, “no son los responsables” de estas prácticas, pero sí lo son de reparar errores. “Los clientes de las antiguas cajas merecen un reconocimiento público de los errores, unas palabras de disculpa y el compromiso firme de buscar soluciones”.

La reputación más allá de los intereses

A pesar de sus peticiones de perdón, son conscientes de que la solución a las preferentes está difícil, sobre todo después del rescate y la quita que impone Europa para estos productos híbridos. En la comparecencia aseguraron que hacen “todo lo posible” por encontrar una solución. “"Pero no es lo que nosotros queramos, es lo que nos dejen hacer", dijo Castellano.

NGB cree que pueden producirse soluciones rápidas para los casos en los que resulte evidente que hubo engaño al cliente o desinformación. Igualmente, sobre la demanda civil interpuesta por la Fiscalía aseguraron que no la recurrirán. Aunque deben defender los intereses del banco, hay algo más allá, que es “la reputación”.

Pedirán responsabilidades

En cuanto a los procesos abiertos contra los exdirectivos de las cajas, también fueron tajantes. El presidente de NGB consideró que “hasta ahora no tenía sentido meterse en más charcos”. Pero, a partir de este momento, empieza una nueva etapa y “si hay responsabilidades de los anteriores gestores, se exigirán”.

La campaña de perdón fue alabada por unos y criticada por otros. El presidente Feijóo saludó el “compromiso de rectificación”, mientras que el líder del PSdeG, Manuel Pachi Vázquez, dijo que “el perdón está bien” pero que de él “no vive nadie”.

El perdón "no arregla nada"

Entre las plataformas de afectados, el mensaje no ha calado. Su desesperada situación ha hecho que muchos representantes de plataformas asegurasen ayer que con el perdón “no arreglan nada”. Piden que se pase de “las palabras bonitas a los hechos” devolviendo la totalidad de lo invertido.

La plataforma del Morrazo, la primera que se gestó comunicaba este jueves: “Tanto el señor Castellano como el señor Gonzalez-Bueno no deberían pedir perdón por algo que no han hecho”. “Sí deberían hacerlo los antiguos directivos, como los señores Pego, Méndez, Gayoso y también parte de los empleados, pasando por Díaz Arnau y Nieves Gestido”, declaran.

"En lugar de pedir perdón, agradeceríamos al señor Castellano y a Gonzalez-Bueno que declarasen y aportasen pruebas de cómo la entidad planificó, organizó , incentivó y presionó a sus empleados para llevar a cabo esta estafa masiva", dijeron.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad