Castellano, al margen del proyecto de Escotet

stop

El presidente de Banesco sólo le ofrece un puesto en el consejo de la futura entidad resultante de la fusión de NCG y el Etcheverría, cuyo consejero delegado será Francisco Botas

Juan Carlos Escotet y José María Castellano | EFE

19 de diciembre de 2013 (21:40 CET)

El presidente de Banesco, Juan Carlos Escotet, ya ejerce. Tan sólo unas horas después de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) anunciase la adjudicación de Novagalicia al banco venezolano, el ejecutivo se ha puesto manos a la obra. La primera reunión ha sido con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Le ha transmitido las líneas básicas del proyecto que tiene en mente para la nacionalizada gallega y para el Etcheverría, entidad en la que entró hace menos de un año. Algo está claro: será la dirección del banco con sede en Betanzos, el más pequeño de los dos, la que lleve las riendas. El actual presidente de NCG, José María Castellano, quedará en una segunda línea, si quiere.

Escotet explicó al dirigente gallego que su intención pasa por fusionar NCG con el Banco Etcheverría. A pesar de que la primera tiene casi 600 oficinas, y la segunda apenas sobrepasa el centenar, el banquero venezolano tiene claro que la familia Etcheverría pilotará el futuro de la nueva entidad. Javier Etcheverría será el presidente del banco resultante y Francisco Botas el consejero delegado. La sede se mantendrá en Betanzos.

Un calco del esquema de la actual dirección del Banco Etcheverría, que quedó establecida después de que Banesco se hiciese con la mayoría accionarial. En este caso, el propio Escotet ocupa el puesto de vicepresidente, que también adoptará en la nueva NCG.

Oferta a Castellano

Algo está claro. Escotet no cuenta con la actual dirección de Novagalicia, por lo menos no para la primera línea. El actual presidente de la antigua caja fusionada, José María Castellano, será relegado al puesto de consejero. Si acepta, claro. Ese es el cargo que está dispuesto a ofrecerle Escotet, aunque por el momento no ha habido comunicación entre ambos. El que fue vicepresidente de Inditex no acudió a recoger al banquero venezolano al aeropuerto de Alvedro (A Coruña), a donde llegó con su avión privado este jueves, para posteriormente trasladarse a Santiago, a su reunión con el presidente Feijóo.

Está previsto que este viernes, Escotet regrese a A Coruña, de nuevo, desde Madrid, para mantener una reunión con la actual dirección de Novagalicia. Unos directivos que hasta hace bien poco, no tenían a Banesco como su opción favorita para hacerse con la financiera.

La puesta de los fondos extranjeros


Cuando José María Castellano se hizo con la presidencia de NCG, en agosto de 2011, lo hizo con una promesa. La de reflotar Novagalicia gracias a la entrada de capital extranjero. Aunque fueron famosas las negociaciones con grandes fortunas de la emigración, nunca se materializó nada de lo anunciado. Con la subasta de la entidad en marcha, la apuesta de la dirección era decidida: el fondo americano Guggenheim.

Castellano siempre defendió que fueran los fondos internacionales los que se quedasen con Novagalicia. Incluso lo manifestó de forma oficial este año en el Parlamento gallego, en la comisión de investigación sobre la fusión de las cajas.

Fue esta semana, un día después de que se cerrase el plazo para presentar ofertas vinculantes por la entidad gallega, cuando la dirección de la nacionalizada dio un vuelco y decidió dar su apoyo explícito a Banesco.

El futuro del presidente y de González-Bueno

Este jueves, en Novagalicia, había muchas quinielas sobre si Castellano aceptará el puesto en el consejo o abandonará la entidad. “Llegó vendiendo un proyecto que no se materializó nunca. Lo normal sería que se marchase”, comentaban algunos representantes sindicales.

Con todo, Castellano también posee apoyos dentro de la familia Etcheverría. El futuro consejero delegado, Francisco Botas, trabajó con él durante su larga etapa en Inditex.

El actual consejero delegado de la entidad subastada, César González-Bueno, podría acabar recalando en la nueva EVO Banco, entidad formada a partir de las antiguas oficinas de Novagalicia fuera de la comunidad gallega, que el FROB vendió este otoño al fondo americano Apollo.

El Etcheverría manda

Tal es la apuesta de Escotet por el Etcheverría que el banquero indicó que querría emplear su nombre en la fusión que llevará a cabo con Novagalicia. “Si hablo con el corazón, mi primera respuesta sería Banco Etcheverría Grupo Banesco”, dijo tras la reunión con Feijóo, que duró hora y media.

“Pero como todas las decisiones que se van a tomar, tendrá que ser técnica, y se determinará tras un estudio de marca”, advirtió. Quizás, el empresario venezolano busca alejarse, con un cambio de nombre, de los fantasmas que han rodeado la marca NCG desde la fusión de las cajas gallegas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad