Caixanova lideró el mercado del “tax lease” para captar grandes fortunas

stop

NCG, como heredera de la caja viguesa, gestiona una docena de AIE que hasta este año estaban domiciliadas en Tenerife y Las Palmas

Foto de archivo de Mauro Varela , Julio Fernández Gayoso y José Luis Pego | EFE

29 de julio de 2013 (01:31 CET)

Los nombres propios del negocio financiero que se armó en los últimos años alrededor del tax lease tienen en la antigua Caixanova a un protagonista de excepción. Junto con el Santander Investment, filial del Banco Santander y uno de los grandes estructuradores del negocio en España, la extinta caja viguesa se sumergió en el complejo sistema de financiación de buques que propiciaban las ventajas fiscales articuladas desde el Gobierno, cuya devolución exige ahora Bruselas, concretamente entre los años 2007 y 2011.

Muy al contrario que Caixa Galicia, que optó por no comercializar este tipo de productos, la entonces caja presidida por Julio Fernández Gayoso y dirigida por José Luis Pego llegó a 2008 con cerca de una quincena de navieras registradas, ya fuera directamente o través del Banco Gallego, su participada. Aunque son los inversores los que, a priori tienen que devolver las desgravaciones fiscales de las que se beneficiarion, actualmente NCG Banco es heredera de estas sociedades, que recientemente han sido domiciliada en Vigo, ya que estaban bajo el registro de Canarias. Desde la caja de Gayoso justificaban entonces que el naviero “también es un segmento en el que es tradicional nuestra presencia por la propia vocación crediticia de una entidad como Caixanova”, rebajando así la idea de que respondiera solo a un producto financiero.

Fue la caja viguesa, y posteriormente el Banco Gallego, las primeras entidades financieras autóctonas en abordar este tipo de inversiones en Agrupaciones de Interés Económico. Ambas, de acuerdo con los datos depositados en el Registro Mercantil, participaban en 2008 con porcentajes significativos, que oscilan entre el 10 y el 35% del capital, en AIE como Torralla, Santa Tecla, Carnota, Dafne, Barallobre, Sisargas, Silleiro, Paola y Eido do Mar, todas ellas domiciliadas en Santa Cruz de Tenerife.

Las ventajas añadidas de Canarias


Al capital de estas navieras también se sumaron otras cajas, como la de Castilla-La Mancha y Cajasol, y sociedades como Lico Leasing. El patrimonio gestionado por las agrupaciones en las que estaba presente Caixanova llegó a estar por encima de los 70 millones de euros, de acuerdo con datos de la propia entidad, importe cuya mayor parte se la llevó en su momento la construcción de gaseros; entre ellos, algunos propiedad de la naviera Elcano, del empresario José Silveira Cañizares.

Durante las últimas semanas de 2012, NCG procedido a trasladar a Vigo el domicilio social de hasta una docena de navieras repartidas entre Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas. Eran las AIE heredadas de Caixanova. Se trata de las firmas Naviera Aldán AIE, Naviera Cabo Udra, Naviera Bobia, San Roque, Cabo Estay, Beluso, San Simón, Cruces, Malpica, Olimpia, Area Brava, entre otras agrupaciones de interés económico, cuya sede fiscal estaba desde su constitución en Canarias para acogerse, a mayores, a determinados beneficios derivados de la insularidad de dicha comunidad autónoma.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad