De izquierda a derecha, Gregorio Gorriarán, Julio Fernández Gayoso y José Luis Pego en la Audiencia Nacional / EFE

Gayoso y seis ex directivos de Caixanova vuelven al banquillo

stop

Gayoso, Pego y Gorriarán, entre otros, serán juzgados por ocasionar un perjuicio de 42 millones en operaciones inmobiliarias en Rivas-Vaciamadrid

Economía Digital Galicia

De izquierda a derecha, Gregorio Gorriarán, Julio Fernández Gayoso y José Luis Pego en la Audiencia Nacional / EFE

en A Coruña, 02 de agosto de 2018 (15:06 CET)

No hay paz para los ex directivos de las cajas gallegas. Sobre todo la del sur. La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela considera que existen indicios para juzgar a seis directivos de la extinta Caixanova, entre ellos su expresidente Julio Fernández Gayoso, por operaciones inmobiliarias en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid. Las operaciones se llevaron a cabo a través de la financiera Proinova, filial de Caixanova, y supusieron un perjuicio para la entidad, hoy en día Abanca, de 41,8 millones de euros. Copasa también está en el punto de mira de la jueza.

En el auto de transformación de las diligencias en procedimiento abreviado, la magistrada entiende que los hechos, una vez finalizada la instrucción, son constitutivos de un delito societario continuado en su modalidad de administración desleal, según desvela El Economista.

El papel de Copasa en las operaciones de Caixanova

El procedimiento se dirige contra el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso; el director general, José Luis Pego; el director de la División Inmobiliaria, Gregorio Gorriarán Laza; el director de la División de Planificación Financiera y Control, Domingo González Mera; el director del Comité de Inversión Irregular, José González Rodríguez, y el de la Unidad de Reestructuración, Isaac Alberto Miguel Lourido.

La magistrada concluye, según El Economista, que se han provocado perjuicios patrimoniales a la financiera inmobiliaria Proinova y a Caixanova a favor del grupo Copasa. En este sentido, según la juez, el informe de análisis elaborado por PwC calcula esos perjuicios que se ha ocasionado a Caixanova en la operación final de compraventa de las parcelas por la financiera Proinova y la siguiente operación de venta de las parcelas a la sociedad Viviendas y Obras Civiles, filial de Copasa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad