Caixa Ontinyent decide mantenerse como caja sin recurrir al capital privado

stop

ASAMB LEA DE COMPROMISARIOS

Rafael Soriano

29 de junio de 2011 (13:30 CET)

La Asamblea General de Caixa Ontinyent decidió el martes continuar como caja de ahorros sin presencia de capital privado y sin ceder su negocio financiero a otra entidad. Además aprobó este la modificación de sus estatutos y su reglamento electoral para adaptarlos a la nueva legislación.

Según el presidente de la entidad, Rafael Soriano, el Consejo de Administración y la Asamblea General coinciden en que la mejor opción de futuro para cumplir el espíritu fundacional es continuar como caja de ahorros. "Nuestra solvencia, nuestro tamaño, el arraigo a esta tierra, el compromiso con nuestra gente y la prudente gestión que hemos realizado tradicionalmente, nos permiten continuar en ese camino", ha recalcado.
A 31 de mayo, el volumen de negocio de la entidad se sitúa en 1.659 millones de euros, con descenso del 0,89%, la morosidad se sitúa en el 4,41%, con cobertura del 75%, y el beneficio antes de impuestos es de 2,1 millones de euros, un 20,93% inferior respecto al mismo período de 2010.

Según ha informó este miércoles la caja, la sesión contó con la asistencia de 62 de sus 72 miembros que la conforman, lo que supone el 86% de sus consejeros generales.

Además, los nuevos estatutos reducen al mínimo legal el número de miembros de cada órgano y ajustan los porcentajes de participación de cada grupo, de forma que los representantes de las administraciones públicas no superen el 40 % en ningún caso.

Así, la Asamblea General pasará de 72 a 50 miembros, el Consejo de Administración de 14 a 10 miembros, y la Comisión de Control, de ocho a cinco miembros.

Nuevo escenario

También recogen la nueva composición de cada órgano por grupos y dan entrada al de 'Otras Entidades representativas de intereses colectivos' junto a los impositores, Generalitat Valenciana, Corporaciones locales y Empleados.

En ese grupo, sus miembros serán nombrados por la Fundación Universitaria Vall d'Albaida, ya que en su Patronato se halla presente una variada representación de organizaciones empresariales y sindicales, Universidad de Valencia, Administraciones Públicas y la propia Caixa Ontinyent.

El presidente de Caixa Ontinyent, Rafael Soriano, ha destacado que, con esos estatutos, afrontan el cambio que comporta la reestructuración financiera "con un escenario configurado por menos entidades, pero con mayor tamaño; menos oficinas bancarias, pero con mayor tecnología; menor coste de estructura, con presión en precios; y una nueva legislación europea que exigirá mayores niveles de capitalización".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad