Oficina de BBVA Banco Provincial en Caracas / EFE
stop

La filial de Santander fue nacionalizada por Chávez por 755 millones; BBVA Provincial resiste, aunque tuvo que negociar para evitar la expropiación

en A Coruña, 06 de mayo de 2018 (04:55 CET)

Especuló Juan Carlos Escotet con la posibilidad de que Banesco pasase de sus manos a propiedad estatal, azuzando la sospecha que emerge cada vez que un agente del sector privado está en el punto de mira del Gobierno venezolano. Las palabras del dirigente chavista Diosdado Cabello a finales de diciembre del año pasado, amenazando con comprar la entidad, dejaban poco margen para que al propietario de Abanca no se planteara esa posibilidad.

Y tampoco hacía falta que Cabello se lo recordara. Hay precedentes de sobra y no muy lejos de donde reside habitualmente el directivo. Los dos mayores bancos españoles, Santander y BBVA, negociaron con el Ejecutivo de Hugo Chávez su continuidad en Venezuela. El primero, entonces con el fallecido Emilio Botín al frente, logró una solución no del todo amistosa pero más o menos aseada: la venta para su nacionalización.

BBVA, que opera a través de Banco Provincial, resistió el envite después de que Chávez, llamando por teléfono durante un programa de televisión en directo al presidente de la filial venezolana, Pedro Rodríguez, amenazara con expropiarlo. Finalmente, se llegó a un arreglo.

El caso de Banco Provincial

Banco Provincial era una entidad bastante más pequeña que la que manejaba el Santander, Banco de Venezuela, pero el mal trago que pasó guarda más similitudes con el que atraviesa Banesco, descabezado, con once dirigentes en prisión e intervenido por el Estado.

No fue Diosdado Cabello quien pronunció la primera amenaza sino el propio Hugo Chávez, quien durante un programa de televisión llamó en directo a Pedro Rodríguez, entonces presidente de la filial de BBVA, para decirle que si no cumplía la legislación, nacionalizaría el banco. Se refería a supuestas irregularidades en la concesión de préstamos hipotecarios.

- “Si el Banco Provincial que usted preside en Venezuela no está dispuesto a cumplir con las leyes y decretos presidenciales, comience a entregarme el banco. Yo le voy a pagar lo que cuesta el banco”, dijo Chávez en directo, ataviado con un teléfono móvil.

Respondió Rodríguez que el banco no estaba en venta, provocando el enfado del presidente del Gobierno.

- “Tenga cuidado con lo que me responde. Usted me dice que no está en venta, pero yo se lo puedo expropiar ya en función del interés nacional”.

De tan mediática conversación surgió una reunión a la que acudió Nicolás Maduro, entonces ministro de Exteriores, y la cúpula de la entidad, alcanzando un acuerdo que dio continuidad a la operativa de Banco Provincial en el sector privado. Pedro Rodríguez dejó la presidencia a finales de 2017. Francisco González admitió la voluntad de continuar en Venezuela durante la presentación de resultados del banco, aunque calificó la situación económica de “dramática”.

La negociación de Emilio Botín

En el caso de la entidad de la familia Botín, Banco de Venezuela, pasó a engrosar la nómina de entidades financieras públicas. Chávez tenía cierta liquidez derivada del petróleo y el Santander había tanteado alguna operación para traspasar su filial, entre otros con BOD, el banco donde trabaja actualmente Raúl Baltar.

En mayo de 2009 se llegó a un acuerdo de venta con el Estado por 775 millones de euros, lo que otorgaría al Santander una plusvalía próxima a los 300 millones respecto a los dos bancos venezolanos que había adquirido en 1997 y 2000. El banco español dijo estar satisfecho con la operación, si bien el preacuerdo inicial elevaba en 100 millones lo finalmente pactado.

De la cuantía fijada en el acuerdo de intenciones de 2009, Santander cobró tiempo después y algo menos de lo acordado, debido a problemas de liquidez del Gobierno venezolano.

Estas operaciones, en todo caso, allanaron el camino en el sector privado a Banesco, que atraviesa ahora uno de sus peores momentos en el país natal de Escotet.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad