Bankia reducirá su cartera de participadas para generar capital

stop

RESULTADOS TRIMESTRALES

El consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú

28 de octubre de 2011 (15:08 CET)

Bankia va a vender y fusionar parte de su cartera de participadas para obtener plusvalías que le permitan reforzar la solvencia de su matriz, BFA, y cumplir los requisitos de capital que impone Bruselas. La entidad descarta entrar en operaciones de fusión con otras entidades. Su plan estratégico no lo prevé y quiere centrarse en reducir costes, reducir el crédito, contener la morosidad y mejorar el margen de intereses.

La tercera entidad financiera del país va a poner en marcha una batería de medidas para reforzar el capital de su matriz, que necesita 1.100 millones de euros antes del mes de junio. Ese plan pasa por la venta y fusión de algunas participadas y la enajenación de activos inmobiliarios para generar plusvalías, según detalló hoy el consejero delegado de la entidad, Francisco Verdú.

Bankia afirma que por ahora no contempla la venta de sus principales participaciones industriales. Matiza eso sí que es pronto para definir cómo se reforzará la solvencia. “Estamos trabajando en ello”, afirma el consejero delegado. Para cumplir con el nuevo ratio de solvencia sobre activos ponderados por riesgo, la entidad que preside Rodrigo Rato planea también desprenderse de cartera de crédito.

Asimismo, está pendiente de decidir si el dividendo del ejercicio se destina a reforzar capital, la fórmula conocida como script dividend, o se paga en metálico o bien se hace una combinación de ambas fórmulas.

Vencimientos de deuda

En cuanto a sus necesidades de liquidez, Bankia afronta vencimientos de 25.000 millones hasta 2013, pero afirma que dispone de capacidad para generar recursos por 30.000 millones en ese periodo. Recuerda también que dispone de unos 1.000 millones en provisiones genéricas, una rúbrica que la autoridad bancaria europea no ha admitido a la hora de computar el capital básico de una entidad.

Su exposición a deuda pública española es de 11.500 millones de euros, sobre la cual la entidad no tiene ninguna duda: “creemos que esta cartera es rentable y se va a pagar”.

Respecto a la evolución del negocio bancario, Verdó avanzó que el escenario restrictivo continúa, ya que el crédito concedido va a seguir la tendencia del mercado, claramente decreciente.

Por el lado de los gastos, la entidad prepara nuevas medidas de eficiencia en su nuevo plan estratégico, que incluye la revisión de los procesos de atención a los clientes, la utilización de inmuebles ociosos, la optimización de su plataforma tecnológica, y la generación de mayores ahorros en las compras.

La mora de la entidad se situó en septiembre en el 7%, destacando el nivel de impagos en el crédito promotor, que llega al 22%. En el hipotecario minorista la morosidad es del 4%. En conjunto los impagos van a seguir creciendo el año próximo, según Verdú.

Balance del ejercicio

Bankia ha obtenido un beneficio acumulado de 295 millones hasta septiembre, por encima de las previsiones de los analistas. Los expertos estimaban que el banco de Caja Madrid y Bancaja ganaría en sus primeros nueves meses de vida unos 54 millones en el tercer trimestre.

El margen de interés acumulado hasta septiembre alcanzó los 1.981 millones. Este indicador, que representa los ingresos bancarios más típicos, aumentó un 12,3% en el tercer trimestre, frente al trimestre anterior. Los gastos restan 1.783 millones a la cuenta, tras reducirse un casi un 18% en el tercer trimestre.

Bankia ya ha cerrado 701 oficinas en el marco de su plan de reestructuración, espera cerrar entre 50 y 100 más en lo queda de año, y ha recortado 3.210 empleos, un 85% de los previstos. A pesar de todas estas medidas, su ratio de eficiencia, parámetro que mide lo que se gasta de cada 100 euros que se ingresan, está en el 61%, una de las más bajos del sistema financiero español.

Los activos inmobiliarios que Bankia acumula en balance suman 4.891 millones de euros en septiembre, 305 millones más que en junio. La cobertura es del 27%. De estos, 2.053 millones proceden de canjes de deuda a promotores y 2.651 millones de embargos a particulares.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad