Bankia ralentiza la salida a bolsa

stop

RECONVERSIÓN DE LAS CAJAS

Rodrigo Rato y el vicepresidente de la entidad, José Luís Olivas

14 de junio de 2011 (17:08 CET)

En el último momento. De esa manera han cancelado los equipos de Caja Madrid Bolsa algunas reuniones a las que habían convocado esta semana a los responsables de las mayores gestoras españolas para contarles las bondades de la salida a bolsa de Bankia. De momento, no hay nuevas fechas. El tercer grupo financiero español por volumen de activos tiene que decidir como muy tarde la semana que viene si sigue adelante con la oferta de acciones que llevaría el valor al parquet en la primera quincena de julio o si la retrasa hasta la vuelta del verano.

La firma de valores de la caja madrileña, una de las más activas del mercado español y que será clave en la OPV por su gran prestigio entre los grandes gestores, ha dejado en punto muerto parte de la ronda de presentaciones que llevaba a cabo con las principales instituciones españolas. “Nos habían citado para el lunes y nos llamaron a última hora para decirnos que no podía ser”, señalan representantes de una de las gestoras a la que se ha cancelado la cita.

En otros casos, las suspensiones han sido provocadas por el desinterés de los gestores, que han comunicado a Bankia que no van a comprar títulos en la oferta. Desde Bankia se asegura que estos cambios pueden deberse a un problema de agenda y que en ningún caso deben interpretarse como un signo de que la OPV se retrasa.

Aunque el presidente Rodrigo Rato aseguró el lunes en una entrevista concedida a la agencia Reuters que mantenía el objetivo de “salir a bolsa cuanto antes”, lo cierto es que desde el primer momento el grupo ha dejado claro que el calendario actual es sólo tentativo.

Es decir, que siempre ha manejado un plan B a la vista de la difícil situación de los mercados. La cancelación de la OPV de Atento por el desinterés de los inversores, el salto de la prima de riesgo hasta los 260 puntos básicos y los fuertes descuentos que exigen los inversores han obligado a Bankia a manejar dos escenarios. Hay plazo hasta la presentación del folleto de la operación a la CNMV, lo que debería producirse como muy tarde los días 21 y 22 de junio. Es decir, como máximo en una semana si el banco mantiene el calendario y quiere empezar a cotizar el 13 de julio.

En cualquier caso, el grupo liderado por Caja Madrid y Bancaja (y al que pertecenecen diferentes cajas de ahorros como Caixa Laietana) trabaja con la esperanza de que el entorno cambie lo suficiente como para seguir adelante. El momento clave será la apertura del libro de órdenes. En ese momento, Bankia sabrá de verdad cuántos fondos están dispuestos a entrar y, sobre todo, a qué precio. De momento, las entidades internacionales que lideran la operación, UBS, JP Morgan, Deutsche Bank y Bank of America Merrill Lynch, siguen barriendo el mercado con reuniones con los grandes inversores institucionales.

Entre 3.000 y 4.000 millones


El grupo prevé captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros en una operación en la que los clientes de la red de Bankia y el resto de inversores particulares tendrán un papel primordial. El tramo minorista cargará con al menos el 50% de la operación y, en función de la respuesta de los inversores institucionales, podría ampliarse hasta el 60%.

En cualquier caso, hoy la clave está en los plazos. Si Bankia no puede salir a bolsa en julio, apenas tendrá otras dos oportunidades. Una en octubre o noviembre y, si las circunstancias de mercado no lo impiden, una última en marzo de 2011. En esa fecha acaba el plazo dado por el Banco de España para la recapitalización de las entidades con déficit de capital.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad