Bankia cubre 500 millones de costes judiciales por la salida a bolsa

stop

La entidad suma casi 77.000 demandas por la OPS, por 830 millones, de las que se han sentenciado en contra 13.500, por 82 millones, 65 ya desembolsados

Juan Carlos Martínez

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en la presentación de los resultados de 2015 del banco / EFE
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, en la presentación de los resultados de 2015 del banco / EFE

Madrid, 01 de febrero de 2016 (15:38 CET)

Los actuales gestores de Bankia siguen apechugando con las consecuencias de la polémica salida a bolsa de la entidad.

Obviando esta cuestión, los números de la entidad, al cierre del primer plan estratégico, resultan lo suficientemente buenos como para que su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, se vanaglorie de tener "el mejor beneficio atribuido de un banco en España", con los 1.040 millones de euros obtenidos en 2015, a falta de que el BBVA presente resultados el próximo miércoles, que estarán en ese nivel.

Salpicados por hechos del pasado

Pero la situación es la que es. "Nos hemos visto salpicados por hechos del pasado", reconocía el presidente de la entidad con dos asuntos inesperados con los que no contábamos hace tres años, al lanzar las previsiones del plan estratégico. Uno bueno, los 1.500 millones de plusvalías logrados sobre activos y, otro malo, los 4.000 millones de provisiones", explicaba el presidente de Bankia al cierre de este primer plan estratégico.

Teniendo en cuenta que las dotaciones, a finales de 2015, ascendían a 3.337 millones, sin incluir las derivadas de la salida a bolsa y las preferentes, serían unos 700 millones las provisiones que Bankia ha aportado por estas dos contingencias.

OPS mala para los inversores, pero reglada

Echando la vista atrás, Goirigolzarri quiso hacer un balance sobre la salida a bolsa. "Desde el punto de vista económico, la OPS fue muy mala para los inversores, que entiendo y comprendo, aunque también he de decir que se trata de una de las operaciones más regladas que existen". Y, por ello, en la entidad, decía su presidente, "la hemos defendido y presentado recursos de casación ante el Supremo, que el alto tribunal no ha considerado".

Ante esta situación, y ante la que se puede avecinar, al banco no le ha quedado otra que cubrirse las espaldas. "Veremos cómo redefinimos nuestra estrategia procesal en el futuro", apuntaba Goirigolzarri. Algo que, según el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, descartaba. "No se contemplan más provisiones. Si fuera así, las habríamos hecho contra las cuentas de 2015".

Demandas

Los 1.060 millones provisionados en 2015 por la salida en bolsa, que, sumados a los 780 aportadosa en 2014, arrojan los 1.840 millones que esta eventualidad ha requerido detraer de las cuentas, se justifican por sí solos por el balance de las demandas al cierre de 2015.

De esta provisión, casi el 30% se ha dotado para cubrir gastos judiciales, tanto de costas como de minutas de los abogados. "La demanda media, de unos 10.000 euros, acarrea unos costes judiciales de entre 3.000 y 3.50 euros. De manera que por cada 100 euros que se devuelven, más del 30% va para abogados", cuantificaba Sevilla.

Hasta el pasado 31 de diciembre, se habían presentado 76.546 demandas civiles presentadas por la salida a bolsa, por un monto de 830 millones de euros. De ellas, 13.748 se habían saldado con sentencia contraria, por casi 82 millones de euros, 65 ya desembolsados.

En cuanto a las demandas de inversores institucionales, los responsables reconocían la existencia de 49 demandas. Cuatro han sido apeladas y está prevista que durante el presente mes de febrero se vea la vista de otras cinco.

La Sareb tira el margen financiero

"Sareb tira el margen financiero de Bankia". Así, sin rodeo alguno, reconocía Sevilla el roto que, sobre el margen financiero, suponen los bonos con los que el banco malo compró a la entidad financiera, a finales de 2012, los activos inmobiliarios por 22.300 millones de euros. Una aportación, por los bajos tipos de interés, se ha saldado con un impacto negativo de 233 millones de euros en 2015 respecto al ejercicio anterior.

Obviando estos bonos, que dejaron el margen financiero en 2.740 millones, un 6,4% menos, ese margen, y a pesar de los bajísimos tipos, el entorno competitivo y la retirada de las cláusulas suelo, se hubieran incrementado un 1,7%.

Al respecto, el propio consejero delegado ya adelantaba que en 2016 se volvería a repetir el comportamiento negativo de estos bonos sobre el margen financiero. "En cualquier, los bonos a un año nunca serán negativos. Como mucho, no cobraremos nada, pero tampoco tendríamos que pagar nada a Sareb", decía Sevilla.

Privatización

"Bankia podría ya competir en el mercado de manera independiente, pero depende del FROB decidir cuándo, cómo y a qué precio decide llevar a cabo su privatización", comentaba Goirigolzarri ante la eventual venta del 64% del capital que posee el Estado a través del fondo de reestructuración. Algo que, de no cambiar la ley, deberá hacerse antes de que finalice 2017, en menos de dos años.

Ante la posibilidad de que un determinado gobierno salido de las urnas del pasado 20D pudiera tener la tentación de convertir a Bankia definitivamente en una entidad pública, el presidente del banco echaba balones fuera. "No sé lo que puede pasar con el nuevo gobierno. Nosotros trabajamos con criterios profesionales de acuerdo con el mandato que nos dieron", decía el presidente del banco.

Dividendo y sin retribución variable

Con el dividendo que se va a proponer a la junta de accionistas, de 2,625 céntimos con cargo al beneficio de 2015, Bankia retornará 302 millones a sus accionistas, con lo que que el Estado, a través de BFA, recuperara otros 194 millones, que sumarán ya un montante devuelto de 1.626 millones.

De esa mejora de los resultados seguirán sin recibir la retribución variable los tres consejeros ejecutivos de la entidad (Goirigolzarri, Sevilla y Antonio Ortega), quienes han vuelto a renunciar, cada uno, a un bono de 250.000 euros por el impacto negativo a nivel de imagen y reputación.

Puede que sea la última vez que lo hagan. De cara al próximo plan estratégico 2016-2018, el propio Goirigolzarri apuntaba que "el cobro de la retribución variable sería lo normal".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad