Banesco reestructuró su 'holding' español meses antes de optar a NCG

stop

De la sociedad instrumental de Madrid cuelgan las participaciones de entidades en Panamá, República Dominicana y EEUU

Juan Carlos Escotet, Francisco Botas y Javier Etcheverría | EFE

22 de diciembre de 2013 (23:50 CET)

La flamante adquisición de Novagalicia ha puesto una corona de oro a los planes de expansión de Banesco, que había aterrizado en Galicia casi un año antes incorporándose al accionariado del Etcheverría. Desde la entrada del primer banco privado de Venezuela en la centenaria entidad, Juan Carlos Escotet, ha ido preparando el terreno para el crecimiento de Banesco con Galicia como puerta de entrada y Madrid como centro de operaciones.

Mucho antes de que se conociesen los detalles de la subasta de Novagalicia y se abriera la puja, el banco venezolano, que aspiró también a hacerse con Banco Gallego, comenzó a rediseñar su estructura societaria en el Estado. Porque antes que en Galicia, Banesco estuvo en Madrid, desde donde controla participaciones en entidades en Panamá, República Dominicana y Estados Unidos, entre otros países. El holding, con el que opera desde 2007, ha cambiado de forma con la vista puesta en la expansión de la entidad.

Crecimiento y cambio de estructura


En concreto, el banco presidido por Juan Carlos Escotet constituyó en agosto de este año Banesco Holding Hispania mediante la integración de varias filiales, entre ellas, Banesco Holding Latinoamérica, Banesco Corporación Holding Hispania y Banesco Holding Financiero 2, según consta en la información depositada en el Registro Mercantil.

Fue el último movimiento. Antes, en marzo, fusionó su holding en España con Banesco Dutch Holding BV, una sociedad domiciliada en Holanda para aprovechar las ventajas fiscales. La matriz absorbió un patrimonio de 77 millones de euros, de los cuales 71 millones pertenecían a las participaciones de Banesco.

Movía Escotet las piezas, mientras Etcheverría, con Banesco controlando el 70% de la entidad, crecía. El banco centenario con sede en Betanzos aceleraba su crecimiento en la comunidad autónoma con la apertura de 50 oficinas y la creación de alrededor de 200 puestos de trabajo. La entidad venezolana llegó con un plan de expansión bajo el brazo y demostró que iba en serio al comprar 57 oficinas de Novagalicia por la península e islas.

Una relación prolongada


En realidad, el aterrizaje de Banesco en el Estado es muy anterior, aunque más que un noviazgo, se trataba de una relación a distancia. Antes de poner el pie en Galicia y acometer los cambios societarios del último año, el ganador de la pugna por Novagalicia se mantenía desde 2007 al abrigo del Banco de España.

Entre otros motivos, por el tratamiento del régimen fiscal para las sociedades tenedoras de acciones y la seguridad jurídica para sus inversiones en otros países, al margen de las autoridades financieras venezolanas.

Desde su holding domiciliado en Madrid controla el 100% de Banesco Panamá, de Banesco Banco Múltiple (Santo Domingo) y de varias filiales de medios de pago.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad