Rodrigo Rato, presidente de Bankia

Banco de Valencia se hunde en bolsa a la espera de 100 millones de euros

stop

CAÍDA LIBRE

04 de agosto de 2011 (19:16 CET)

Banco de Valencia vive momentos de zozobra en bolsa. Acumula nueve sesiones consecutivas en números rojos que aumentan la pérdida en lo que va de año al 66%. El desplome es de tal calibre que la caída del valor de mercado del banco alcanzó ayer los 1.040 millones de euros en 2011. La capitalización se queda en los huesos: 547 millones de euros.

Un castigo extraordinario que convierte a la filial levantina en un serio problema para Rodrigo Rato. Empezó el año a 3,28 euros y hoy vale 1,11 euros, un mínimo histórico que significa que los accionistas han perdido dos terceras partes del valor de su inversión este año.

La caída de la acción del 20% esta semana es sólo el último capítulo de la larga serie de malas noticias que los accionistas del banco controlado en un 39% por Bankia están recibiendo en los últimos días.

El castigo llega desde todos los frentes. La entidad ha ganado apenas 16,7 millones de euros en el primer semestre, un 64% menos que en el mismo período del año anterior. Han caído todos los márgenes. El de intereses lo hecho un 16,9% y el de explotación aún más, un 22%. El círculo lo cierra el ratio de morosidad. En la primera mitad del año alcanza ya el 6,99%, claramente por encima de la media del sector.

Drama inmobiliario


Además, la agencia de calificación Fitch ha rebajado el ráting del grupo hasta la categoría de bono basura, desde BBB- hasta BB-. Es el resultado de un proceso de deterioro cuya punta del iceberg es un agujero inmobiliario que crece a toda velocidad.

El informe del primer semestre desvela que los créditos dudosos a los sectores constructor e inmobiliario alcanzan los 521,58 millones, algo más de 160 millones por encima del cierre del año pasado.

Y las adjudicaciones se han disparado muy por encima de la media del sector, un 37% hasta los 826,54 millones de euros. Es decir, casi 300 millones más del valor que la bolsa asigna hoy al banco. La realidad es que construcción e inmobiliaria acaparan el 34% de los créditos concedidos por la entidad.

Ampliación de capital ya

En este escenario de deterioro, el grupo afronta una inminente ampliación de capital para alcanzar el core capital mínimo del 8% que exige el Gobierno. Hoy, se sitúa en el 7,36%. Para conseguirlo necesita alrededor de 100 millones de euros, de los que 40 millones serían aportados por Bankia de manera proporcional a su participación.

Aunque José Luis Olivas, presidente de la entidad y vicepresidente de Bankia, también contemplaba la posibilidad de cubrir esos 100 millones con los beneficios recurrentes del grupo, la debilidad de los resultados de los primeros seis meses del año descarta totalmente esta posibilidad.

La operación debe estar totalmente cerrada antes del 30 de septiembre, cuando vence el plazo del Gobierno para que todas las entidades financieras alcancen los mínimos de capitalización. Se va a llevar a cabo en medio de las turbulencias de los mercados y de las propias de la entidad, que afronta vencimientos de deuda de 500 millones este año y, sobre todo, de otros 1.900 el año que viene.

Así, el grupo prepara su mayor ampliación de capital desde 2007, cuando amplió capital por 262,5 millones de euros para reforzar sus recursos propios. Entonces, el objetivo era dotar al banco del tamaño acorde al esfuerzo de crecimiento que había permitido a la entidad doblar su red de oficinas y relanzar el negocio crediticio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad